REGULACIÓN Y NORMATIVA

¿Qué necesitas para hacer volar un dron?

Los expertos calculan que en tres años España pasará de tener 25.000 aviones no tripulados a 200.000

MONTSERRAT COMESAÑA

Se lee en minutos

El uso de aviones no tripulados para labores de inteligencia e, incluso, ataques militares se remonta a mediados del siglo XX, aunque es a partir del siglo XXI cuando se ha popularizado su uso por sus aplicaciones civiles -agrícolas, para rodajes, de mensajería...- y su uso militar por parte de EEUU para atacar objetivos sin poner en peligro a sus pilotos.

En la actualidad, el uso de drones (también llamados RPA –Remotly Piloted Aircaft- o UAV -Unmanned Aerial Vehicle-)  se ha popularizado y ahora se usa para fines deportivos y recreativos.

La falta de normas de seguridad se ha convertido en el principal problema del sector. Por eso, la Unión Europea está preparando la nueva regulación sobre estos aparatos, que estará lista en el 2019

La normativa europea sobre drones estará lista en dos años

Uno de los puntos principales que se han tratado en la cita es el marco en el que los drones podrían sobrevolar ciudades o aglomeraciones de personas, algo que no ocurre en la actualidad y que la UE contemplaría en su normativa del 2019, así como la forma alternativa para no tener obligatoriamente contacto visual con el aparato.

Se calcula que en España hay cerca de 25.000 drones operativos, y los expertos calculan que en tres años esta cifra podría multiplicarse por ocho, y alcanzar los 200.000.

De esos 25.000 actuales, el 85% son aparatos que se utilizan con fines no comerciales, pero en dos años se han registrado en España más de 1.800 empresas para operar con drones y se han reconocido casi medio centenar de escuelas para formar a pilotos de drones.

NORMATIVA TEMPORAL

Desde el 2014 existe en España una normativa que regula estas aeronaves. Si el dron se utiliza con intereses comerciales, se necesita una licencia y acatar una normativa específica, la Ley 18/2014 (aprobada el 15 de octubre), que regula, por ejemplo, el régimen jurídico aplicable a estas aeronaves o las actividades que se pueden realizar con ellas.

Si por el contrario el dron se usa como afición o pasatiempo, solo es necesario conocer (y cumplir) unas normas de seguridad, como no hacer volar el dron sobre ciudades o aglomeraciones de personas y tener un contacto visual con el aparato de menos de 500 metros.

En el caso recreativo o deportivo, el dron tampoco podrá superar los 120 metros de altura, usarse de noche o acercarse a menos de 8 kilómetros de un aeródromo, helipuerto, aeropuerto o donde se realicen vuelos con otro tipo de aeronaves a baja altura, como zonas de parapente, paracaidismo o ultraligeros.

AMPLIACIÓN

Sin embargo, si en el aeropuerto se realizan procedimientos de vuelos instumentales (o IFR, Instrumental Flight Rules) la distancia se ampliará a 15 kilómetros. Esa es la distancia máxima a la que se puede acercar un dron al aeropuerto de El Prat o de Barajas, por ejemplo.

Noticias relacionadas

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) recuerda que los posibles daños que cause un dron siempre son responsabilidad de la persona que lo maneja y que el uso indebido del mismo puede comportar multas de hasta 225.000 euros.

La normativa europea que se está preparando regulará el vuelo de los aparatos sobre ciudades o aglomeraciones de personas, así como la forma alternativa para no tener obligatoriamente contacto visual con el dron.

Temas

Drones