'DOODLE' EN AMÉRICA LATINA

Carmen Miranda: la agitada vida y trágica muerte de la 'Bomba brasileña'

La diva de la samba y el tropicalismo, la artista más cotizada en EEUU en los años 40, fue la primera persona latina con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood

Carmen Miranda, en una de sus imágenes icónicas.

Carmen Miranda, en una de sus imágenes icónicas.

3
Se lee en minutos
JAHMILA CANALE / BARCELONA

Carmen Miranda (Marco de Canaveses, 9 de febrero de 1909 - Beverly Hills, 5 de agosto de 1955), de origen portugués y brasileño, no solo llegó a ser la mujer mejor pagada de Estados Unidos durante los años  sino que también fue la primera personalidad latina con una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, la tercera persona más popular de EEUU y la primera en firmar un contrato con una emisora de radio en Brasil (en los años 30).

Precursora del tropicalismo -movimento que se popularizó en Brasil durante los años 60- y exportadora de la cultura musical sudamericana al ámbito internacional, fue una actrizbailarina y cantautora con una vida exitosa. 

Sin embargo, su vida dio un giro para acabar con una muerte dramática y prematura casi en directo. Para celebrar el 108º aniversario de su nacimiento, Google le ha dedicado un 'doodle' en América Latina.

ORÍGENES LATINOS

Carmen Miranda nació en Portugal Portugal, pero rápidamente se mudó a Río de Janerio (Brasil), donde se crió con sus padres y sus 5 hermanos. Su nombre fue elegido por su padre en honor a la ópera homónima de Georges Bizet. Miranda heredó esa pasión por la música y ya desde pequeña tuvo claro que quería entrar en el mundo del espectáculo

LA MÁS FAMOSA 

Saltó a la fama en su país con un gran éxito llamado 'Pra Voce Gostar De Mim (Ta-hi!)', que se lanzó en 1930, y fue récord de ventas. En menos de 6 meses ya era la cantante más famosa de Brasil. Su vida se transformó poco después, cuando estrenó un espectáculo en Broadway, gracias a un magnate que la fichó y  la convirtió en 'la bomba brasileña'. Continuó trabajando como actriz en clubs nocturnosteatros y otros espectáculos, para acabar incorporándose a la industria del cine

A partir de los años 40 Carmen Miranda se convirtió en una estrella especializada en ritmos latinos, como la samba, y que llamaba la atención por su atuendo éxotico y tropical, pues siempre llevaba sombreros de fruta y vestidos coloridos, que complementaba con llamativas joyas y mucho maquillaje. 

ARTISTA ENCASILLADA

Su personaje siempre fue el mismo: el de una mujer despampanante, alegre y vital pero estereotipada. Un estereotipo basado en la imagen que se tenía de lo exótico o tropical, que ella llevaba al extremo, fingiendo incluso una mala pronunciación del inglés.

Nunca logró escapar de ese papel, que le proporcionó alegrías al mismo tiempo que frustraciones. Sin embargo, consiguió una proyección internacional que ningún otro artista de la época había logrado. Fue tal su reconocimiento que incluso llegó conocer al presidente Roosevelt en la Casa Blanca y a tener un personaje Disney inspirado en ella (un loro verde con sombrero llamado José Carioca).  

DROGAS Y ALCOHOL 

Tanto trabajo y su ajetreada vida le hicieron recurrir a tomar barbitúricos para mantenserse activa. Posteriormente, la compañía Fox le ofreció un contrato y la joven se mudó a Beverly Hills con su familia, donde se hizo un hueco entre las celebridades más destacadas del momento. Montó una petrolera con John Wayne Clark Gable y se relacionó con artistas de la talla de Groucho Marx y Ava Gardner.

Harta de su estancamiento profesional interpretando a mujeres latinas tontas pero simpáticas, recompró su contrato a la Fox y empezó a trabajar con Groucho Marx en la película 'Copacabana'. Ahí conoció a su futuro marido David Sebastian, director de los estudios Columbia Pictures, con quien se casó en 1947. Poco antes de casarse, empezaron sus problemas de salud.

Casi muere en una operación de cirugía estética, que se realizaba con frecuencia porque no estaba contenta con su nariz, y también se sometió a un aborto, porque Hollywood no aceptaba madres solteras. Esos problemas se agravaban por mezclar medicamentos estimulantes con alcohol.

DESMAYO RETRANSMITIDO 

Su vida se acercaba a la desgracia. Al casarse y quedarse embarazada sufrió otro aborto, esta vez involuntario, que casi le cuesta la vida. Su matrimonio no fue feliz, pero ella nunca quiso divorciarse por sus creencias religiosas.

Noticias relacionadas

En Brasil le echaban en cara que había perdido sus orígenes y que ni siquiera hablaba bien el portugués. En esta época sufrió varias crisis nerviosas, por lo que regresó a Río de Janeiro, donde se refugió en un hotel y recibió sesiones de electrochoque para tratar sus transtornos psiquiátricos, que la dejaron prácticamente tres meses sin memoria. En abril de 1955 volvió a Hollywood para participar en el 'Show de Jimmy Duarte' donde se desmayó repentinamente.

A la mañana siguiente su empleada del hogar la encontró muerta en su mansión de Beverly Hills con un espejo en la mano. A pesar de haberla acusado de no recordar sus raíces, Brasil declaró luto nacional y durante el día de su muerte solo sonaron sus canciones en la radio. Su sombrero de plátanos se ha convertido en un símbolo y tiene un museo en su honor en Río de Janeiro