Ir a contenido

PROYECTO CALI

Descubierta una red de ciudades sepultadas bajo la jungla de Camboya

Tecnología láser ha permitido a los arqueólogos localizar una trama medieval del imperio Jemer

Mapa de la zona de Camboya rastreada desde el aire en el marco del proyecto CALI.

Mapa de la zona de Camboya rastreada desde el aire en el marco del proyecto CALI.
Las ruinas del templo de Preah Khan, en la provincia de Siem Reap.
Restos del templo de Banteay Chhmar, en la provincia de Siem Reap.

/

Un equipo de arqueólogos ha descubierto, gracias a la tecnología láser, una red de ciudades medievales del imperio Jemer sepultadas bajo la jungla en Camboya. El hallazgo podría ayudar a resolver los enigmas que rodean el auge y caída del extinto imperio y su capital Angkor, de entre el siglo VIII y XV, el monumento histórico más reconocido de Camboya y uno de los mayores tesoros arqueológicos del planeta.

"Lo más interesante es ser capaz de ver esto como un todo, mirar la evolución del hábitat de los jemeres desde hace 2.000 años hasta el día de hoy, ver cómo dieron forma a su paisaje y cuales fueron las consecuencias medioambientales de sus decisiones", ha explicado Damian Evans, precursor de la investigación realizada por la Iniciativa Arqueológica Camboyana Lidar (CALI).

El origen del proyecto se remonta al 2012, cuando el equipo de arqueólogos llevó a cabo un estudio aéreo con tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging), una combinación anglosajona de las palabras luz y radar, para confirmar la existencia de metrópolis en zonas cubiertas por la vegetación. Las primeras localizaciones fueron el monte KulenKoh Ker y el turístico complejo religioso de Angkor Wat, en las provincias de Siem Reap y Preah Vihear, al norte del país. "Esa misión fue un éxito y nos permitió reunir suficiente dinero para lanzar una misión más extensa en 2015", ha señalado Evans.

ÁREA DE 1.900 KM2

Este segundo estudio, realizado desde el aire y cuyos resultados se publican este lunes en la revista científica 'Journal of Archaeological Science' y ha adelantado en exclusiva 'The Guardian', ha cubierto cerca de 1.900 kilómetros cuadrados y ampliado la investigación a ciudades anteriores y posteriores a la hegemonía Jemer en la región. Las localizaciones cartografiadas ahora incluyen la ciudad templo de Mahendraparvata en el monte Phnom Kulen, que ha sorprendido por su extensión, el templo Preah Khan, en Siem Reap, y el templo Banteay Chhmar, al noroeste, entre otras.

El Imperio jemer dominó la mayoría del Sudeste Asiático, incluyendo gran parte de la actual Tailandia, Laos y el sur de Vietnam, y tuvo su auge en el siglo XII, cuando se construyó Angkor Wat, el principal templo del centro urbano.

Damian Evans, Christophe Pottier y otros antropólogos estimaron en el 2007 que cerca de un millón de personas vivían en un territorio de 1.000 kilómetros cuadrados en la capital durante su auge, lo que supondría "el complejo urbano más extenso del mundo preindustrial".

ACLARAR EL FINAL DE ANGKOR

Martin Polkinghorne, arqueólogo que realiza excavaciones en la capitales postangkorianas de Longvek y Oudong, cerca de Phnom Penh, considera que la investigación Lidar es una de las más importantes en relación al imperio jemer y ha subrayado que "ha ahorrado décadas de trabajo". "Al usar Lidar para guiar las excavaciones en las capitales que la sucedieron, podemos investigar cuándo los reyes se trasladaron al sur y aclarar el fin de Angkor", ha apuntado Polkinghorne.

Para la arqueóloga Alison Carter, que dirige un proyecto dentro de los muros del templo Angkor Wat, lo más sorprendente es la extensión y número de unos patrones que podrían ser jardines en forma de laberinto cerca de muchos de los templos. "Imagina el laberinto de setos del palacio de Versalles", ha comparado Carter.

MÚLTIPLES REPERCUSIONES

Por su parte, el arqueólogo Mitch Henderson centra su investigación sobre el terreno en el templo Preah Khan, uno de los yacimientos que revelan evidencias tempranas de técnicas de irrigación y paisajismo. "El periodo Angkoriano representa un perfeccionamiento y mejora de las prácticas que ya empezó la elite anterior", asevera Henderson.

El proyecto de CALI, una colaboración entre las instituciones camboyanas y el Instituto Francés de Estudios Asiáticos auspiciada por el Consejo Europeo de Investigación, asegura que los datos del estudio Lidar tendrán más aplicaciones. "No solo en arqueología pero también en turismo y preservación del patrimonio, planificación urbana, ecología forestal, agricultura y gestión del agua", ha subrayado la organización en un comunicado.