LAS VALORACIONES

Rajoy reduce la autocrítica a un problema de comunicación

El PP analizará con lupa los resultados y avisa de posibles cambios orgánicos

Cospedal niega que el independentismo haya avanzado con los comicios europeos

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, reunió ayer a su ejecutiva en Madrid para hacer un primer análisis de los resultados electorales.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, reunió ayer a su ejecutiva en Madrid para hacer un primer análisis de los resultados electorales. / AGUSTÍN CATALÁN

2
Se lee en minutos
PATRICIA MARTÍN
MADRID

Durante las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero, cada vez que el Ejecutivo se enfrentaba a una dificultad, se apuntaba a los problemas de  comunicación para trasmitir a la sociedad las supuestas bondades de su acción de Gobierno. Mariano Rajoy siguió ayer esta estela y ante el primer tropiezo electoral del PP desde que los conservadores llegaron a La Moncloa, que se ha traducido en la pérdida de ocho escaños en el Parlamento Europeo respecto al 2009, evitó la autocrítica. En un comité ejecutivo que los populares dedicaron íntegramente al análisis del resultado de los comicios del domingo, Rajoy sacó pecho al recordar que el PP ha ganado (con 16 escaños, frente a los 14 del PSOE) y y achacó la pérdida de apoyos a que el Ejecutivo y el PP no han sabido trasladar que su política de austeridad es el único camino viable para sacar a España de la crisis. Curiosa tesis, dado que el mensaje de que España, gracias los conservadores, ha iniciado la senda de la recuperación económica ha sido la idea que machaconamente han repetido en la campaña.

Pero a Rajoy no le parece suficiente (a tenor de los votos cosechados) y por eso ha encargado lo que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, definió en rueda de prensa como un «plan especial de acción» tanto en el Gobierno como en el partido, que consistirá en hacer más pedagogia e intensificar la movilización, con la vista puesta en «recuperar la ilusión» de los votantes del PP.

EL VOTO DE CASTIGO/ Y es que el núcleo duro del Ejecutivo y del partido atribuyen a un problema de «confianza e ilusión» y no a un fallo en sus políticas que los conservadores hayan perdido 2,6 millones de votos respecto a las europeas de hace cinco años. Y se consuelan con que la mayoría de los votantes del PP se han quedado en casa y no han respaldado a otras formaciones, por lo que, interpretan, son más fáciles de recuperar de cara a la doble cita electoral (locales y autonómicas, por un lado, y generales, por otro) pendientes para el 2015. Asimismo Rajoy pidió ayer un análisis pormenorizado de los datos por regiones que podrían acarrear, según reconocen fuentes de la dirección, cambios orgánicos tanto a nivel nacional, como autonómico y municipal.

Noticias relacionadas

Precisamente la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió en el comité ejecutivo que se produzcan cambios «internos y externos» en el partido pero, a tenor de la respuesta que Cospedal ofreció sobre esta petición a la prensa, es más probable que la renovación afecte a los  presidentes regionales y alcaldes en cuyos territorios el análisis encargado constante que su poder se tambalea, más que en un cambio de caras en la cúpula del PP.

EL CONFLICTO CATALÁN / La situación en Catalunya, pese a el aval en las urnas al bloque pro consulta, no fue motivo de debate, si bien Cospedal sorpendió en la comparecencia al negar el «avance del independentismo» con el argumento de que los partidos soberanistas se han dejado 1,5 millones de votos respecto a las elecciones autonómicas. «De ninguna manera. En el PP no lo creemos así [el avance]. Sin embargo hay un toque de atención muy serio a aquellos que gobiernan Catalunya por la deriva en la que han entrado», dijo, en alusión a CiU.