LOS RESULTADOS EN CATALUNYA

Alfred Bosch se presentará a las primarias de ERC para BCN

El diputado en el Congreso anunciará esta mañana su candidatura

El 25-M valida las opciones republicanas a la alcaldía de la capital catalana

1
Se lee en minutos
XABIER BARRENA
BARCELONA

Superado el 25-M, toca ya pasar página y mirar cuál es la próxima fecha en rojo en el calendario (consulta o plebiscitarias mediante): las elecciones municipales de finales de mayo del 2015. ERC, ganador de los comicios del domingo en Catalunya, también se impuso en Barcelona por primera vez desde antes de la guerra civil. Las opciones de que los republicanos se hagan con la alcaldía tienen pues todo el fundamento que les otorga haber vencido en seis de los 10 distritos (Sant Martí y Ciutat Vella, entre ellos). Solo falta definir el candidato. Mientras se espera que el líder indiscutible en lo municipal en los últimos años, Jordi Portabella, diga si se presenta o no (parece que sí), el diputado en el Congreso Alfred Bosch dará esta mañana un paso al frente y anunciará su candidatura a las primarias.

Según el entorno del diputado, el objetivo es hacer una lista renovadora «en la línea de lo que el partido ha hecho desde que está Oriol Junqueras al frente». Con todo, y como la secretaria general, Marta Rovira, comunicó la semana pasada a los tres posibles candidatos, la dirección será estrictamente neutral. ¿Tres candidatos? Sí. A los nombres de Bosch y Portabella se puede sumar el del vicesecretario Oriol Amorós. Fuentes del partido señalan que en los próximos días habrá una negociación para conseguir una lista única. De no hallarse un acuerdo se celebrarían primarias a tres en julio.

Noticias relacionadas

Las perspectivas para la fuerza de Oriol Junqueras son más que óptimas para el 2015. Los republicanos vencieron en tres provincias y solo Lleida cayó en manos de CiU.

CINTURÓN MENOS ROJO / En la provincia de Barcelona, Esquerra aventajó a CiU en 35.000 votos y al PSC en casi 50.000. El voto a los republicanos  aumentó en el área metropolitana  y se consolida en los feudos del PSC (L'Hospitalet, Cornellà) y es hegemónica en la segunda corona: ERC ganó en Mataró, Sabadell, Terrassa, Vilafranca, Sitges  y Vilanova. Y todo ello en unas elecciones que, hasta ahora, se habían dilucidado en clave española, con el plus que ello ha otorgado siempre a PSC y PP.