acto en tarragona

Cospedal avisa a Mas de que el "odio se gira en contra de quien lo genera"

La secretaria general del PP acusa a los soberanistas de mentir y a los socialistas, de tener un comportamiento errático sobre Catalunya

2
Se lee en minutos
RAFA JULVE / Tarragona

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha arremetido este martes con toda dureza contra el Govern de la Generalitat y especialmente contra el 'president' Artur Mas, a quien ha acusado (sin mencionar su nombre) de "sembrar odio y división", que es "lo peor que puede hacer un gobernante". Y por si eso fuera poco, la número dos de los populares ha advertido al líder de CiU de que "ese odio se gira en contra de quien lo genera".

Cospedal ha lanzado este mensaje en un almuerzo mitin con unos 200 militantes en el Hotel Imperial Tarraco de Tarragona. Allí, la también presidenta de Castilla-La Mancha ha dado una vuelta de tuerca a la teoría de la crispación que según el PP existe en Catalunya por culpa del proceso soberanista. No solo ha criticado a Mas por generar ese "odio" entre la población, sino que también le ha recriminado que mienta a los ciudadanos al no explicarles las consecuencias que implicaría la independencia de Catalunya.

"Mas está arrojando a los catalanes a una situación incomprensible. (Los soberanistas) no quieren el derecho a saber de la gente. Esconden que la hipotética separación quitaría derechos", ha subrayado Cospedal, que tampoco ha escatimado pullas contra los socialistas: "Llegan al  poder y lo de social se les cae, y lo de español también se les cae a algunos", ha espetado.

Capítulo aparte ha dedicado la dirigente conservadora concretamente al PSC, al que ha acusado de tener un "comportamiento errático, siempre dubitativo". Esa situación, ha agregado, "es fruto de lo que hizo el tripartito, en términos económicos y en términos políticos. Los catalanes tienen que demandar también a la izquierda cuál ha sido su compartamiento; esa que dicen que no es nacionalista", ha continuado.

Noticias relacionadas

Como viene siendo habitual en la campaña de los populares catalanes (Cospedal estaba arropada por Alicia Sánchez-Camacho, por los candidatos a las europeas Santiago Fisas y Andrea Levy y por el líder del PP de Tarragona, Alejandro Fernández), la secretaria general del PP ha enfocado su discurso hacia tres puntos: avisar de la salida de la UE de una Catalunya independiente para tratar de atraer al votante de CiU menos soberanista; denostar las etapas de gobierno de los socialistas, culpándoles de haber causado la crisis, y exhibir al PP como el único partido fuerte en Europa frente a las fuerzas minoritarias como UPDVox o Ciutadans

"¿Vamos a permitir que en el Parlamento Eurpeo tengan presencia los minoritarios, que no representan apenas a nadie y no tienen capacidad de influencia para defender los intereses de los ciudadanos?", se ha preguntado Cospedal. En cambio, el tema que no ha querido abordar ha sido la polémica en torno a los comentarios machistas del cabeza de lista popular, Miguel Arias Cañete". Sobre él, lo único que ha dicho es que "están intentando machacarlo estos días, cuando él consiguió en la UE 47.000 millones de euros en ayudas que los socialistas habían dejado a perder".