Martin Häuer

«Los lobis mandan y Merkel solo es su portavoz»

Estudiante de ingeniería. 21 años. Vino a ver a su novia y aprovechó para hacer unas prácticas laborales.

«Los lobis mandan y Merkel solo es su portavoz»
1
Se lee en minutos
PRODUCCIÓ: CRISTINA CAMARERO
FOTOS: FERRAN SENDRA

Antes de que acabe el año, Martin Häuer y su novia, catalana, se irán a vivir a Alemania, donde él quiere terminar sus estudios y ella intentará buscar trabajo. «Allí también hay crisis. Ni hay trabajo para todos, ni el que hay está bien pagado». Martin asegura que la imagen idílica que se tiene de su país es infundada, pero reconoce que las diferencias con España son notables, ya que la economía alemana es incomparable en Europa. Y que en eso, en su condición de  locomotora, se basa el liderazgo que ejerce en la UE. No le gusta, pero no le sorprende, porque considera que «las decisiones políticas que se toman en las instituciones europeas dependen del poder económico, en detrimento de la democracia».

Noticias relacionadas

Aunque este joven estudiante dice sentir afecto por el Parlamento Europeo, a su juicio no sirve para resolver los problemas de la gente. «Falta participación ciudadana y sobra corrupción política en toda Europa. La mayoría de las leyes llegan escritas por los lobis y así es como se aprueban. ¿Para qué sirven? ¿A quién benefician?», se pregunta retóricamente.

A las críticas que desde algunos países del sur de Europa se vierten sobre la cancillera alemana, Angela Merkel, por las políticas de austeridad, Martin responde que ella no es el problema: «Solo es la voz de los bancos y de las grandes empresas alemanas». Y advierte: «Si España hace exactamente lo que Merkel le pide, acabará como Grecia. Las políticas de recortes indiscriminados no sirven para resolver la crisis, sino para que los bancos alemanes recuperen el dinero que han prestado». La estrategia, dice Martin, «no funciona porque, si recortas en educación y privatizas lo público, tienes dinero inmediato, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana». M. E.