LA FINAL DEL TORNEO CONTINENTAL

Eurocopa 2021: Italia-Inglaterra, Wembley les debe una

  • Southgate quiere guiar al primer título de su país, 25 años después de aquel penalti fallado en la Eurocopa-96

  • Mancini busca alcanzar la gloria europea que un latigazo de Koeman le impidió paladear en 1992 en el templo londinense

La codiciada Eurocopa, en Wembley.

La codiciada Eurocopa, en Wembley. / GETTY IMAGES

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Wembley les debe una a Mancini y Southgate. El exdelantero de la Sampdoria vio desde el césped del templo londinense en 1992 como un latigazo de Koeman le dejaba sin corona continental, mientras que el zaguero inglés marró allí, cuatro años después y en la semifinal de la Eurocopa, el penalti que le ha perseguido durante los últimos 25 años. Tras coger a sus selecciones nacionales hechas unos zorros, las han metido en la gran final de la Eurocopa de este domingo (21.00, Telecinco) y ninguno de los dos está dispuesto a salir de allí de nuevo con las manos vacías y sin el cetro europeo.

'Fans' y 'tifosi' andaban con la orejas rojas y gachas de vergüenza en 2017. Southgate había sido elegido técnico interino después de que la selección de Roy Hodgson se fuera para casa en octavos de la Eurocopa 2016 ante Islandia ("perdimos contra un país de 300.000 habitantes, del tamaño de Leicester, entrenado por un dentista", era una de las frases menos hirientes que se leía en la prensa británica sobre la debacle). Y las cosas no iban mejor en Italia, que ese año se quedaría por primera vez fuera de un Mundial. "Fuera todos", clamó el 'Corriere dello Sport', tras la debacle del desventurado Gian Piero Ventura.

En cuatro años han pasado del sonrojo a estar a la excitación de estar a solo un paso del trono europeo, tras mostrarse como los dos conjuntos más sólidos del campeonato. Mientras que Portugal, la defensora del título, y Francia, campeona del mundo y la gran favorito, se despeñaban a las primeras de cambio Southgate y Mancini han ido derribando obstáculos sin apenas despeinarse y solo sufriendo de verdad en el penúltimo peldaño.

La fórmula de su éxito ha sido muy similar: blindar sus marcos (tres goles ha encajado Donnarumma y solo un Pickford), dar entrada a sangre fresca y apostar por un juego más atractivo y de toque del que caracterizaba históricamente a sus selecciones. Los resultados les han acompañado: Italia, que encadena 33 partidos sin perder, ha ganado todos sus pulsos en este torneo menos las semifinales con España, a la que no tumbó hasta los penaltis en el partido que seguramente menos fiel ha sido al nuevo estilo por el que aboga Mancini. Inglaterra, por su parte, solo cedió un empate ante Escocia, aunque se libró de los penaltis ante Dinamarca por una pena máxima por una inexistente falta sobre Sterling. Una 'ayudita' extra que se añadía al hecho de haber jugado en casa seis de sus siete partidos y sin casi afición rival.

"Espero ganar como técnico lo que no gané como jugador 'azzurro'"

Mancini (seleccionador italiano)

Tras llevar a los Tres Leones a su primera final de la Eurocopa, este grupo de chavales criados en clubes de barrio (solo 3 de los 26 ingleses se formaron en grandes canteras) quiere dar por fin sentido al 'Football's coming home' que sonaba en Wembley cuando su entrenador falló aquel penalti. Hasta la reina, que entregó la Copa del Mundo hace 55 años a Bobby Moore, empuja para que se vuelvan a coronar con una carta abierta a Southgate en la que ensalza "el espíritu, compromiso y orgullo" que está demostrando el equipo. "Hemos estado derribando barreras en el camino, pero comenzamos el torneo con el objetivo de ganarlo, y queremos hacerlo este domingo por la noche", destaca el preparador, tras agradecer la misiva.

Italia, que ganó su única Eurocopa jugando precisamente en casa en 1968, quiere aguar la fiesta inglesa en Wembley. Y coronarse un 11 de julio, como aquel de 1982 en que se proclamó campeona del mundo en el Bernabéu. "Espero ganar como entrenador lo que no gané como jugador 'azzurro'", sentenció Mancini. El seleccionador, aunque ya conquistó con el Manchester City una Community Shield y una Cup en Wembley, quiere poder paladear allí la gloria europea, junto a Vialli y Lombardo excompañeros de la Sampdoria en 1992 y ahora miembros de su equipo técnico. Nadie para ello tuvieran volver a olvidar a Vialli. En víspera del Italia-Suiza de la segunda jornada de la Eurocopa, el bus arrancó sin el jefe de delegación y tuvo que volver a por él, ritual que han repetido en cada encuentro desde entonces. Spinazzola, que se rompió el tendón de Aquiles ante Bélgica y al que Emerson sustituyó ante España, lo verá en muletas. Su baja y la más que probable de Foden en el bando inglés son los únicos contratiempos para Mancini y Southgate podrían dar continuidad a los onces de semifinales

Noticias relacionadas

Italia: Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson; Barella, Jorginho, Verratti; Chiesa, Immobile, Insigne

Inglaterra: Pickford; Walker, Stones, Maguire, Shaw; Rice, Phillips; Saka, Mount, Sterling; Kane