Por ser un "mensaje político"

La UEFA prohíbe iluminar el estadio de Múnich con los colores del arcoíris

La alcaldía de la capital bávara solicitó iluminar el Allianz Arena en respuesta a la ley aprobada por Hungría que restringe el derecho a la información de los jóvenes sobre la homosexualidad

A1-115565571.jpg

A1-115565571.jpg / ANDREAS GEBERT (AFP)

2
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

La UEFA vivió este martes una nueva muestra del efecto Streisand: en la era de internet cuando intentas prohibir algo lo único que consigues es darle más difusión. Tras denegar que el Allianz Arena de Múnich se ilumine con los colores de la bandera LGTBI durante el Alemania-Hungría de este miércoles por la noche, lo que consiguió es que se hiciera viral el veto a la iniciativa. Dieter Reiter, alcalde de la ciudad alemana que había lanzado esta propuesta, lamentó la zancadilla a lo que quería ser una audaz respuesta a la ley aprobada recientemente en Hungría para restringir el acceso de los jóvenes a información sobre la homosexualidad.

"Me parece vergonzoso que la UEFA nos prohíba dar una señal de apertura, tolerancia, respeto y solidaridad con las muchas personas de la comunidad LGBTI”, clamó Reiter, que avanzó que Múnich seguirá mandando una «señal clara» iluminando durante el encuentro de la Eurocopa con la bandera arcoiris el ayuntamiento, una noria y la torre de telecomunicaciones de la capital bávara. «No creo que la UEFA se muestre así como una institución abierta y tolerante», asestó. La idea de iluminar el Allianz Arena, propuesta por el alcalde y que apoyó todo el consistorio y el Gobierno bávaro, pretendía ser un símbolo de «respeto» y «solidaridad», en favor de la «igualdad» y la «libre determinación personal». «Nosotros no nos dejamos impresionar. Independientemente de lo que diga la UEFA», agregó Reiter, que criticó expresamente la ley homófoba aprobada por Hungría contra la que se fraguó esta propuesta.

El jefe del Gobierno bávaro, Markus Söder, consideró que «hubiese sido una muy buena señal en favor de la tolerancia y la libertad». «Tenemos que mostrarnos fuertes contra la discriminación», agregó. Varios estadios de fútbol alemanes, de Colonia a Berlín, ya han anunciado que se sumarán a esta iniciativa e iluminarán sus instalaciones con la bandera LGTBI.

El Barça pide "orgullo y respeto"

El Barça también se posicionó en contra de la negativa de la UEFA y la homofobia. «Orgullo y respeto», compartió en las redes en un mensaje con el escudo del club sobre los colores arcoíris, un gesto que apoyaron Gerard Piqué y Antoine Griezmann. «Lamento esta decisión, creo que habría sido un símbolo muy fuerte», comentó el secretario de Estado francés de Asuntos europeos, Clément Beaune.

La UEFA rechazó la petición de iluminar el Allianz Arena alegando neutralidad política. «La UEFA es una organización política y religiosamente neutral. Dado el contexto político de esta solicitud específica - un mensaje dirigido a una decisión tomada por el parlamento nacional húngaro - la UEFA debe rechazar esta solicitud». El Gobierno húngaro tildó el lunes como «dañinos y peligrosos» los planes del ayuntamiento bávaro.

Pese a ello, el arcoíris estará presente en el Allianz Arena. El portero y capitán de la selección alemana, Manuel Neuer, lo lucirá en el brazalete, como ha hecho ante Francia y Portugal, después de que la propia UEFA paralizó una investigación al considerar que es un «símbolo para la diversidad» y por una «buena causa».

Noticias relacionadas