Ir a contenido

LA EUROCOPA DEL 2016

Turquía se salta el Ramadán

Los jugadores otomanos recuperarán los días de ayuno después del torneo, igual que los musulmanes de otras selecciones

Raúl Paniagua

Terim charla con sus jugadores en un entrenamiento de la selección de Turquía.

Terim charla con sus jugadores en un entrenamiento de la selección de Turquía. / AFP / BULENT KILIC

Si cumplieran a rajatabla con su religión, los 23 futbolistas de la selección turca estarían ahora en pleno Ramadán, que este año se desarrolla del 6 de junio al 6 julio. Durante ese mes, los musulmanes practican el ayuno diario desde el alba hasta la puesta de sol. En esa franja deben abstenerse de consumir bebidascomidasfumar o mantener relaciones sexuales. Pero en un torneo tan exigente como la Eurocopa es complicado seguir esa rutina. El Ramadán no afectará a Turquía antes de medirse con España este viernes. Todos los jugadores comen y beben con normalidad.

El noveno mes del calendario musulmán coincide casi de lleno con la Eurocopa, lo que podría suponer una alteración importante en la preparación de los equipos. Se trata de una cuestión muy personal de la que no quiere hablarse demasiado, pero puede decirse que el 90% de musulmanes del torneo no cumplen con el Ramadán.

CON PERMISO

Los turcos tienen permiso para saltarse la norma y más adelante recuperarán los días no ayunados, como recoge el Corán, que prevé excepciones para los enfermos, personas mayores, mujeres embarazadas viajeros.

En el Mundial de Brasil varios argelinos jugaron sin comer ni beber para cumplir con su mes sagrado

"Es un tema de cabeza, si puedes aguantar o no. Si lo haces con ganas, sabiendo que es una cosa sana, lo consigues. Yo no pienso comer ni beber en todo el día, hay que seguir perdiendo kilos", bromea Achraf Ben Ayad, enviado especial de Bein Sport en la Eurocopa. Hay días en los que cena a la una de la madrugada y no come de nuevo hasta las 22.00 horas, pero lo lleva sin problemas.

En el caso de los jugadores la preparación exige una nutrición correcta que evite el cansancio y minimice el riesgo de lesiones. La selección turca es la única con pleno musulmán en el torneo, pero trabaja como el resto. Comen y se hidratan sin alteraciones. Lo mismo ocurre en otras concentraciones, como la de Alemania, con ÖzilKhedira, Emre Can y Mustafi, la de Bélgica (Dembelé y Fellaini), la de Suiza (Shaquiri) o la francesa (PogbaSissokoKanté Sagna).

"En verano el tiempo es muy caluroso. Tenemos partidos y entrenamientos muy fuertes. Es imposible ayunar para mí. No se puede compatibilizar de ningún modo", dice Özil, que estuvo de peregrinaje en La Meca y publicó una foto curiosa en las redes sociales. "Necesitamos la comida y la bebida para dar el 100% con nuestra selección", aporta Khedira.

Pogba, mientras, colgó en su Instagram una foto suya haciendo un donativo a una sala de oraciones antes de la Eurocopa. "Deseo un buen ramadán a todos mis hermanos y hermanas, que Dios perdone nuestros pecados y acepte nuestras plegarias. No odiéis al prójimo", escribió el centrocampista franco-guineano.

En Albania, con mayoría de musulmanes, tampoco está influyendo el Ramadán, aunque existe libertad de elección. En otras ocasiones, la religión sí ha afectado a las selecciones, como en el pasado Mundial de Brasil, en el que hubo cinco argelinos que sí cumplieron el ayuno. El seleccionador Vahid Halilhodzic tuvo que modificar la preparación del equipo para no bajar el ritmo en la media hora final de los encuentros.