Competición eléctrica

Cupra e-Racer, potencia total

  • Basados en los coches del TCR, los eléctricos del Pure ETCR tienen una potencia mucho mayor que sus hermanos equipados con motores de combustión

Cupra e-Racer

Cupra e-Racer / Cupra

2
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

Es una evidencia que la movilidad y la industria del automóvil están virando hacia el terreno electrificado y el mundo del deporte y de la competición, lógicamente, no puede estar ajeno a ello. Hay quien está a favor y quien en contra, pero la tendencia es clara y notoria y poco a poco se está imponiendo por el propio empuje de los fabricantes.

Las grandes competiciones de motor ya se han electrificado, parcialmente, como es el caso de la Fórmula 1, el Mundial de Resistencia (WEC) y próximamente los Rallies (WRC), pero hay otros eventos que ya apuestan al 100% por la energía eléctrica, como son la Fórmula E o el Extreme E. Los turismos también se han enganchado a esta tendencia y el ETCR o Pure ETCR son las siglas que definen el mundo de las carreras de deportivos eléctricos.

Basados en los participantes del TCR, los coches eléctricos del Pure ETCR son turismos de carreras pero con una potencia mucho mayor que sus hermanos con motores de combustión. Mientras que los TCR cuentan con unos 380 caballos de potencia, los ETCR eléctricos son capaces de alcanzar la cifra de 680 caballos (500 kW), según cifras que ha proporcionado la misma FIA. Cupra, Hyundai y Alfa Romeo son las tres marcas que se han implicado inicialmente y cada una de ellas alinea cuatro coches en la parrilla.

Evolución y desarrollo

Jordi Gené, que forma parte del equipo de pilotos de Cupra junto a Mikel Azcona y Mattias Ekström, ha sido uno de los encargados del desarrollo y evolución del Cupra e-Racer. El barcelonés no esconde que “estoy muy orgulloso de formar parte de este nuevo concepto de competición. Ha sido un privilegio haber trabajado en el desarrollo de un producto tan nuevo desde el principio, suponiendo un doble reto: El primero es su desarrollo y el otro, el pilotaje”.

Gené destaca, principalmente, que es un coche “muy potente, pero sobre todo con un par excepcional y una respuesta inmediata, también con una retención fulgurante. Es un coche muy desafiante. Los eléctricos generan un gran par motor y una gran aceleración y eso es un desafío para quienes nos ponemos al volante”.

De 0 a 100 en 3,2 segundos

Noticias relacionadas

El CUPRA León e-Racer, que cuenta con la plataforma de la cuarta generación del León, puede llegar hasta los 500kW (680 CV) de potencia y alcanza las 12.000 revoluciones con un ratio único de reducción de 1:5.6. En cuanto al rendimiento, destacamos que hace de 0 a 100 en poco más de 3 segundos, alcanza 270 km/h de velocidad máxima e, indudablemente, representa pura potencia eléctrica. Sus 4 motores se alimentan de la batería de 6.072 celdas y además se recarga con la frenada y la deceleración.

Su tecnología avanzada permite al conductor tenerlo todo vigilado con una pantalla táctil central para controlar y transferir datos relevantes del sistema eléctrico y el rendimiento del coche en tiempo real. Jordi Gené confiesa que “conseguir que todo funcione de manera eficaz, eficiente y coordinada es un gran reto para el piloto y para el equipo”.

Temas

Etric