Ir a contenido

CONSEJOS FINANCIEROS

Me cuesta mucho ahorrar

Incorporar el hábito de ahorrar puede ser muy fácil gracias a estos métodos y retos sencillos de seguir en el día a día

Países como Alemania y Francia cuentan con tasas de ahorro que duplican la española, que se sitúa por debajo de la media europea

Julio Márquez

Me cuesta mucho ahorrar

La base del ahorro consiste en encontrar el equilibrio entre ingresos y gastos y conseguir algún tipo de margen para invertirlo y conseguir así rentabilizar este ahorro. No siempre es fácil: los gastos del día a día, sumados a los pequeños ocios del tiempo libre, hacen que el ahorro pueda parecer una quimera. La dificultad para ahorrar puede sentirse como un problema personal, sin embargo, como demuestran los datos, muchas personas encuentran dificultades para gestionar el dinero.

Con la crisis, el ahorro se desplomó, pasando del 13,4% sobre el total de la renta bruta disponible, al 4,9% en 2018. Son datos que están muy por debajo de la media de países como Alemania (17,3%), Francia (13,7%) o de la zona euro (12,3%).

¿Por qué nos cuesta ahorrar?

Los estudios indican que el principal factor no es la falta de voluntad sino la falta de ingresos. Pero, al mismo tiempo, hay otros factores como no prever gastos futuros o gastar más de lo que se ingresa, que pueden solucionarse con una buena planificación.

Según diferentes análisis de comportamiento financiero, a las personas les cuesta renunciar a algo hoy para tenerlo mañana, por lo que la recompensa futura tiene menor valor para la persona que la que se puede obtener en el mismo momento.

Por otro lado, para conseguir un buen ahorro, son necesarios objetivos claros y saber qué es lo que sea desea: si unas vacaciones, o bien una vivienda, o, por ejemplo, un viaje... El ahorro debe adquirir un sentido.

A continuación te presentamos algunos métodos, retos y trucos que, a base de disciplina y voluntad, van a ser tus mejores aliados a la hora de ahorrar:

El método de los sobres

Se trata de una técnica de ahorro que surgió hace más de un siglo, pero no por ello se ha quedado obsoleta o ha perdido eficacia. Su origen proviene de la época de la gran depresión económica en Estados Unidos y la posguerra europea tras la Segunda Guerra Mundial, en la que los salarios se cobraban en metálico.

El método del sobre consiste en dividir los ingresos que se perciben cada mes en diferentes “sobres” categorizados por partidas. Entonces, cada una de estas partidas contará con una cantidad de dinero del presupuesto total.

Un ejemplo:

♦ Sobre 1: Gastos (se destina el 55% del presupuesto)

♦ Sobre 2: Ahorro (10%)

♦ Sobre 3: Inversión (10%)

♦ Sobre 4: Formación y autorrealización (10%)

♦ Sobre 5: Ocio (10%)

♦ Sobre 6: Donaciones (5%)

El plan de ahorro Kakebo

Se trata de un método popular en Japón centrado en contar los gastos del día a día, pero también los extraordinarios. Igual que el método del sobre, surgió a principios del siglo XX. El secreto de esta técnica consiste en llevar un registro diario de todos los gastos e ingresos, independientemente de la cantidad de dinero. Para este método es lo mismo comprarse un café que un teléfono móvil.

La clave de Kakebo está en tener un libro de registro con seis apartados donde se recojan los siguientes datos:

 La cantidad de ingresos mensuales

♦ Los gastos fijos habituales (alquiler, agua, luz, etc.)

♦ La cantidad de dinero que se desea ahorrar cada semana (o mes)

♦ El presupuesto semanal para ocio e imprevistos, que resulta del balance entre ingresos y gastos y ahorro.

♦ El análisis de los resultados una vez transcurrido la semana (o el mes)

♦ Por último, si no se cumplen los pronósticos, toca ver dónde se ha fallado y modificar la cantidad que se desea de ahorro o el presupuesto semanal

El reto de las 52 semanas

Este reto es muy sencillo: consiste en separar dinero cada semana. Hasta ahí parece lógico y habitual. Sin embargo, el secreto está en ir aumentando la cifra cada semana, hasta llegar a la 52. Un ejemplo: si la primera semana se separa un euro; la segunda se apartarán dos y así se irá aumentando consecutivamente hasta llegar a los 52 euros de la semana 52. Con este ejemplo, transcurrido este tiempo, que equivale a un año, uno se habrá ahorrado 1.378 euros.

Ahorrar en la cesta de la compra

Según un estudio de Business Insider, los consumidores podrían ahorrarse 950 euros de media al año en la compra, dependiendo del lugar en el que lo hagan y los productos que escojan. Comprar escogiendo el supermercado más barato, estar atento a las ofertas y utilizar los cupones de descuento pueden ser buenos métodos de ahorro. 

A continuación cuatro consejos para conseguir gastar menos dinero en el supermercado:

Compra

1-Marcas blancas y productos de temporada: Por un lado, escoger la marca blanca puede suponer, según Kantar, un ahorro del 40%, sobre los productos de marca. De hecho, la calidad suele ser pareja, ya que son las propias marcas quiénes producen la versión blanca. Por otro lado, es bueno fijarse en los productos de temporada ya que los precios son más bajos por no tener que asumir costos de importación, además de las ventajas de la abundancia y la ley de la oferta y la demanda.

2-Productos a granel y cercanos a caducar: Los productos a granel permiten comprar lo que se necesita y evitan el desperdicio. De esta forma, no es necesario volver a comprarlos sin haberlos aprovechados.

Por otro lado, en muchos supermercados, en los productos cercanos a caducar, se hacen interesantes descuentos. También se recomienda, a partir del estudio de la revista científica estadounidense Proceedings of The National Academy of Sciences (PNAS), comprar después de comer, porque está demostrado que con la barriga llena uno tiene tendencia a comprar más.

3-Ir con la lista de la compra: Cuando uno lleva preparado lo que tiene que comprar es más fácil no caer en las tentaciones y centrarse en lo planificado. De esta forma, pensar el menú semanal supone tener constancia de que es lo que se necesita. Cabe destacar que comer saludable resulta más barato que optar por los ultraprocesados.

4-Aprovechar la tecnología: La tecnología también puede ayudar a reducir gastos, con aplicaciones móvil como Out Of Milk (gratuita, disponible en Play Store y Apple Store), que permite, en una unidad familiar, que cada uno incluya sus necesidades; por su parte, SoySuper (gratuita, disponible en Play Store y Apple Store) permite hacer la lista de la compra comprobando el precio de cada supermercado; también está Listonic (gratuita, disponible en Play Store y Apple Store), que permite agregar precios y controlar el presupuesto antes de salir de casa. Comprar desde casa ofrece la tranquilidad necesaria para saber qué se desea de antemano, ahorra tiempo y permite optar a mayores y mejores descuentos.

Temas: Ahorro