30 oct 2020

Ir a contenido

CONFLICTOS VECINALES

Los Mossos desalojan un edificio ocupado desde hace tres años en Esplugues entre protestas vecinales

Los manifestantes han denunciado la actitud policial tras ver agentes "ocultando su número de placa" y un policía "con la pistola en la mano"

La alcaldesa, Pilar Díaz, considera que los consistorios "no cuentan con competencias" para acabar con la ocupación ilegal de "forma rápida y directa"

El Periódico

Furgonetas de los mossos en una operación policial. 

Furgonetas de los mossos en una operación policial.  / AYUNTAMIENTO DE ESPLUGUES

Un dispositivo policial formado por Mossos d’Esquadra y la Policía Local de Esplugues desalojaron ayer un edificio ocupado ilegalmente en la calle Lleialtat. Los operarios habrían tapiado las viviendas con las pertinencias de las familias y los menores dentro, según fuentes cercanas a los afectados.

Ahí estaban viviendo, según ha podido saber este diario, 9 familias distintas con un total de 11 menores. Los servicios sociales de la ciudad han facilitado a las familias con menores un alojamiento temporal en un alberge de la ciudad durante los próximos siete días.

A finales de octubre de 2017, la policía local empezó a recibir informaciones que el piso había sido ocupado. Desde entonces, los agentes han realizado distintas intervenciones por cortes del suministro de agua, vulneración de las normas de convivencia o por el incumplimiento de las restricciones durante el estado de alarma.

Protestas vecinales en contra del desalojo

La PAH Esplugues de Llobregat había convocado a sus simpatizantes a las 10h de la mañana, 40 minutos antes de la hora en que se iba a producir el desalojo. Los agentes de Mossos d’Esquadra se adelantaron a los acontecimientos, llegando 30 minutos antes, y acordonaron el paso. Se negaron a dejar acceder a los negociadores de la PAH, relatan personas que estaban en la concentración.

Pero la tensión ha ido en aumento y los manifestantes han denunciado el “incumplimiento del protocolo policial". Los asistentes, a través de sus redes sociales, han denunciado que varios policías “ocultaban su número de placa” y que un agente “llevaba la pistola en la mano”.

"Devolver la tranquilidad al barrio"

La alcaldesa de Esplugues, Pilar Díaz (PSC), ha afirmado que han trabajado “sin descanso para devolver la tranquilidad al barrio” con los vecinos más afectados. Díaz considera que los consistorios “no cuentan con competencias para solucionar de forma rápida y directa la ocupación ilegal” y que, hasta que no se “produzcan cambios necesarios”, seguirán trabajando para evitar que “estos problemas se eternicen”.

La orden judicial llega tras muchas quejas vecinales del barrio de Can Clota, atendidos por el consistorio y los agentes policiales en distintas ocasiones. Los trámites para solicitar la autorización judicial de desalojo la inició el actual propietario de la finca, pendiente de terminar la construcción, que según la PAH Esplugues estarían en manos de un fondo buitre “dedicado a especular”. Esos mismos vecinos han mostrado su satisfacción ante el desalojo, explican algunos manifestantes, al grito de “que se vayan a su país”.

La convocatoria vecinal se ha trasladado frente el edificio del Ayuntamiento de Esplugues para “exigir una reunión”, aunque el consistorio la ha rechazado y finalmente se ha suspendido la concentración.

Atendidos por los servicios sociales

Los servicios sociales municipales, a parte de ofrecer un alojamiento temporal, actuaron en distintas ocasiones para abastecer a las personas de alimentación e higiene, informar acerca de las becas comedor y la escolarización de los menores. También se asesoró a las familias hasta en 4 ocasiones, según explican desde el consistorio.

Más noticias de Esplugues en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA