#EsLaLiga

   

LaLiga Santander, en un puño

Los aficionados españoles están disfrutando de un inicio de temporada apasionante. El campeonato está siendo el más competitivo e igualado de los últimos años. Emoción y espectáculo van de la mano

Texto: ALBERTO LARRIBA
Gráfico: ADOLFO ALONSO
Barcelona 20 noviembre 2019 - 08:00 CET

Desliza para ver

Se acabó aquello de ganar sin bajar del autocar. La célebre frase atribuida a Helenio Herrera –aunque desmentida por el propio ‘HH’ en sus memorias– data de 1959 antes de un Real Betis-FC Barcelona en el Benito Villamarín (los azulgranas, dirigidos por el técnico argentino, se impusieron por 2-5).

Sesenta años después, la realidad es muy diferente. La vieja arenga del técnico argentino a sus pupilos se ha cambiado por otra: “Ya no hay equipo pequeño”. En efecto, las distancias en la clasificación se han recortado y la teórica superioridad de los equipos habituales de la parte alta se pone a menudo en entredicho cuando los futbolistas se miden de tú a tú en el terreno de juego. Hoy, LaLiga Santander está más igualada que nunca, lo que redunda en beneficio del espectáculo, la emoción y la competitividad.

Acostumbrados a la supremacía que Barça y Real Madrid han ejercido históricamente sobre sus rivales, esta temporada, transcurridas las 13 primeras jornadas del campeonato, tan solo seis puntos separan al líder (FC Barcelona, empatado a 25 puntos con el Real Madrid, segundo) del décimo clasificado (el C.A. Osasuna, con 19 puntos). Asimismo, entre el puesto 12, ocupado por el Levante UD con 17 puntos, y el 17, ‘propiedad’ del Real Betis con 13, apenas hay cuatro puntos de distancia. Una diferencia exigua que, de seguir con esta dinámica, deparará nuevos cambios de posiciones y aumentará aún más el interés y la igualdad de la competición.

Neva (Granada CF) y Ferran Torres (Valencia CF) disputan un balón en el partido que enfrentó a ambos clubs en Mestalla.

Neva (Granada CF) y Ferran Torres (Valencia CF) disputan un balón en el partido que enfrentó a ambos clubs en Mestalla.

“Los seis puntos que separan al actual líder del décimo clasificado, tras 13 jornadas, son la demostración más clara de que LaLiga Santander se ha igualado en estos últimos años. Ya no es fácil ganar en ningún campo, y el mayor ejemplo es que Barça y Madrid ya han perdido a domicilio con dos recién ascendidos como Granada y Mallorca”, afirma Jordi Luengo, director del diario La Grada.

Precedentes


Para revivir una liga tan disputada como la actual hay que remontarse 21 años atrás. Entonces, temporada 1998-99, siete puntos separaban al décimo clasificado (el Real Oviedo, 18 puntos) del líder (el RCD Mallorca de Héctor Cúper, 25 puntos) tras disputarse el mismo número de jornadas (13). El FC Barcelona, a la postre campeón del torneo, ocupaba el octavo puesto con 19 puntos, mientras el Real Madrid, finalmente subcampeón, marchaba cuarto con 22 puntos. RCD Mallorca (25 puntos), RC Deportivo (23) y RC Celta (22) copaban los tres primeros puestos de la tabla, discutiéndoles la hegemonía a culés y merengues, los eternos favoritos.

Tras 13 jornadas disputadas, LaLiga Santander ha tenido hasta seis líderes diferentes

La campaña anterior, 2018-19, ya supuso un giro hacia una mayor igualdad de LaLiga Santander. A estas alturas de la competición (jornada 13), el Sevilla FC lideraba la clasificación con 26 puntos, seguido del FC Barcelona (25 puntos y futuro campeón), Atlético de Madrid (24), D. Alavés (23), RCD Espanyol (21), Real Madrid (20), Girona FC (20) y Real Sociedad (19). Es decir, tan solo siete puntos de diferencia entre el primero y el octavo clasificado.

Unai Simón, portero del Athletic Club, intenta detener la pelota en el duelo disputado en San Mamés ante el Levante UD.

Unai Simón, portero del Athletic Club, intenta detener la pelota en el duelo disputado en San Mamés ante el Levante UD.

Este cambio apuntado el año anterior se ha mantenido e incluso reforzado en la actual temporada. Tras 13 jornadas disputadas, LaLiga Santander ha tenido hasta seis líderes diferentes. El FC Barcelona ha encabezado la tabla clasificatoria en cuatro ocasiones, las mismas que el Real Madrid, mientras que el Sevilla FC ha sido primero en dos jornadas y Atlético de Madrid y Granada CF, en una. Y es que, como dice Sergio Ramos, “cada día es más difícil ganar”. Actualmente, sostiene el central madridista, “no puedes dar por ganado ningún partido”. En parecidos términos se expresa Diego Pablo Simeone: “Todos los encuentros son complejos, no hay rivales fáciles”. Esa pugna entre todos los contendientes hace que la competición doméstica sea un reclamo “muy apetecible para los aficionados”, destaca el técnico colchonero.

Nadie regala nada


Clubs como la Real Sociedad, Granada CF, C.A. Osasuna o Villarreal CF están demostrando que pueden competir de tú a tú con los más fuertes del campeonato y han comprimido la clasificación hasta el punto de que todos están metidos en un pañuelo. “Transcurrido un tercio de LaLiga Santander, es una buena noticia la igualdad que existe en el campeonato. Los equipos que habitualmente estaban en las posiciones más bajas plantean los partidos con más ambición, frescura y entusiasmo, especialmente en sus estadios”, apunta Raúl Paniagua, periodista de El Periódico de Catalunya.

La prueba de que ahora casi todos pueden ganar a todos es que el vigente campeón, el FC Barcelona, ya ha perdido tres partidos en 12 jornadas (tiene pendiente ElClásico) y ha empatado otro. El Athletic Club le ganó en San Mamés (1-0), cayó ante el Granada CF en Los Cármenes (2-0) y salió derrotado del Ciutat de València por el Levante UD (3-1). El C.A. Osasuna le birló dos puntos en El Sadar (2-2). El otro favorito al título también se ha dejado 11 puntos en lo que llevamos de campeonato. En este caso, el Real Madrid tan solo ha perdido un encuentro (1-0 en Son Moix frente al RCD Mallorca), pero ha empatado en cuatro ocasiones: 1-1 en el Santiago Bernabéu con el R. Valladolid CF y 0-0 con el Real Betis; 0-0 con el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano y 2-2 con el Villarreal CF en el Estadio de la Cerámica. Nadie regala nada y las victorias son cada vez más caras.

La igualdad del campeonato hace que los aficionados disfruten aún más del espectáculo

“El nivel del campeonato liguero se ha igualado”, opina Mónica Marchante. La periodista de radio y televisión y columnista de El Periódico de Catalunya cree que “los entrenadores españoles tienen cada vez mayor nivel, son verdaderos estudiosos del rival y preparan los partidos contra los equipos habituales de la parte alta de la clasificación cada vez mejor y como si fueran auténticas finales. Para los jugadores, ganar en el Camp Nou o en el Bernabéu siempre ha sido estimulante, pero ahora además tienen ejemplos recientes y saben que se puede”.

Los jugadores del Villarreal CF celebran un gol con su afición.

Los jugadores del Villarreal CF celebran un gol con su afición.

Lejos quedan las ligas de los 100 puntos del Real Madrid de Mourinho (2011-12) y del FC Barcelona del malogrado Tito Vilanova (2012-13), récords de anotación. O el título conquistado por los azulgranas en la temporada 2009-10, con Pep Guardiola al mando, que alcanzaron los 99 puntos dejando a los blancos en segunda posición con ¡96 puntos! “El contexto ha cambiado mucho en los últimos años”, dice Paniagua. “Todas esas cifras son ahora impensables y eso es positivo para el interés del campeonato”, apostilla.

También es sintomático que después de casi cien años de historia y 699 partidos disputados, la selección española dirigida por Robert Moreno alineara por primera vez a 11 futbolistas de equipos distintos en el enfrentamiento para la clasificación de la Eurocopa disputado el pasado octubre en Noruega. Una señal más de que la igualdad manifiesta de LaLiga Santander ha ampliado el abanico de opciones y apuesta por la pluralidad gracias a la calidad de los jugadores españoles.

La más equilibrada de Europa


De puertas afuera, LaLiga Santander también es la más equilibrada y la más regular si la comparamos con las principales ligas europeas. “La competitividad en España contrasta con lo que ocurre en la Premier, en la que el Liverpool y el City son claros favoritos. El Chelsea fue el tercero en Inglaterra el año pasado, a 26 puntos del equipo de Guardiola, una barbaridad. En Italia, la Juventus y el Inter ya se han distanciado de los demás, mientras que en Francia el PSG se pasea. Se puede decir que el caso español es único, junto a la Bundesliga”, analiza Paniagua.

Morata y Correa festejan un gol del Atlético de Madrid.

Morata y Correa festejan un gol del Atlético de Madrid.

En efecto, el Liverpool domina la Premier League con mano de hierro. Los de Jürgen Klopp encabezan la tabla clasificatoria con 34 puntos, 8 más que el segundo clasificado, el Leicester (26) y 9 respecto a su máximo rival, el Manchester City (25), que ocupa la cuarta posición. Desde la temporada 1993-94 no existía a estas alturas de campeonato una distancia tan grande entre primer y segundo clasificado. Entonces, el Manchester United lideraba la Premier con 9 puntos de ventaja sobre el Norwich City.

En Italia, la Serie A plantea un mano a mano por el título entre la Juventus, líder con 32 puntos, y el Inter de Milán, segundo (31). El tercero en discordia, la Lazio, se encuentra ya a 8 puntos de la Juve (24), mientras que el Nápoles, séptimo, solo suma 19 puntos, 13 menos que la ‘vecchia signora’.

La competitividad de LaLiga Santander.

Francia, donde el PSG ejerce una gran superioridad en la Ligue 1 (es líder con 8 puntos de ventaja respecto al segundo clasificado, el Olympique de Marsella y 11 sobre el quinto, el Lille); la Eredivisie (Holanda), con el Ajax dominando el campeonato con 6 puntos más que el AZ Alkmaar y 12 sobre el Vitesse, quinto; y la Liga Nos (Portugal), con el Benfica instalado cómodamente en lo más alto de la tabla y un colchón de 14 puntos sobre el quinto clasificado (Guimeraes), empiezan a estar bastante decididas, lo que sin duda resta emoción al desarrollo de la competición.

La Bundesliga alemana es la que anda algo más pareja. El Borussia Mönchengladbach, líder con 25 puntos, ha abierto un hueco de 4 puntos con sus inmediatos perseguidores (RB Leipzig, Bayern Múnich y Friburgo), 5 sobre el Hoffenheim y 6 respecto al Borussia Dortmund y Schalke 04, sexto y séptimo, respectivamente.

Factores que promueven el equilibrio


Entre los diversos factores que han contribuido a equilibrar LaLiga Santander y hacerla más competitiva destaca su expansión internacional y las franjas horarias que permiten ver los encuentros en diferentes partes del mundo así como la mejora económica de los clubs españoles gracias, principalmente, a la venta centralizada de los derechos televisivos y al control económico ejercido por LaLiga. Esta medida, por un lado, ha contribuido a mejorar la gestión de los recursos de los equipos profesionales, aumentando el nivel y la calidad de sus plantillas, y por otro, ha redundado en beneficio del espectáculo con partidos más disputados e igualados, lo que se ha visto reflejado en la clasificación. Ahora, los primeros puestos de la tabla no son exclusivos de los mismos de siempre.

Aridane, central del C.A. Osasuna, despeja un balón de cabeza ante dos jugadores del Getafe CF.

Aridane, central del C.A. Osasuna, despeja un balón de cabeza ante dos jugadores del Getafe CF.

“El aumento de los ingresos por los derechos televisivos está propiciando la llegada de los mejores futbolistas a España, y no solo para los grandes equipos”, sostiene Jordi Luengo. “Cada vez más clubs están en disposición de poder afrontar fichajes de 10 millones de euros, algo impensable hace un año. Y esto aumenta el nivel de la competición y la hace más competitiva”, destaca.

La venta centralizada de los derechos televisivos contribuye al equilibrio de la competición

Aun siendo el dinero un factor clave para equilibrar la competición, el director del diario La Grada también defiende la apuesta de “dar continuidad a un bloque, que este se conozca a la perfección y juegue de memoria. Así también se pueden lograr éxitos, aunque no tengas estrellas. El colectivo siempre debe estar por encima del grupo, ya que cualquier dependencia de un jugador es muy peligrosa”.

Quizás algún día (¿esta temporada?) alguno de los clubs no habituales en la lucha por el título consiga emular la gesta del Leicester en la Premier League (2015-16) y dé la campanada. Sería un signo inequívoco de que los tiempos han cambiado.