#EsLaLiga

   

Deportes sobre un lienzo en blanco

Aunque las modalidades de nieve, hielo y montaña son minoritarias en España, los deportistas, federaciones y patrocinadores trabajan para incrementar el nivel y sorprender en los JJOO de invierno de Pekín 2022

EDUARD PALOMARES
FOTO: JOAN CORTADELLAS
GRÁFICOS: ADOLFO ALONSO
Barcelona 05 noviembre 2019 - 08:00 CET

Desliza para ver

Ya ha llegado esa época del año en la que los aficionados a los deportes de invierno siguen con detenimiento los partes meteorológicos para saber si la campaña 2019-2020 podrá empezar antes de que acabe noviembre o habrá que seguir esperando. Sin embargo, para los deportistas de alto nivel de las modalidades de nieve, hielo o montaña, la temporada ya hace meses que ha empezado. Primero fue la preparación física para coger la forma adecuada, luego el trabajo técnico, los viajes por medio mundo en busca de las mejores condiciones de entrenamiento y, ahora, por fin, la puesta en marcha de las principales competiciones.

No es fácil ser especialista en este tipo de deportes en un país de sol como es España, sobre todo si se comparan los recursos que se destinan y la atención que se presta en los países del centro y norte de Europa. Pero, a pesar de ello, federaciones, técnicos y atletas luchan constantemente para asomar la cabeza en el ‘circo blanco’ (utilizando la expresión de la forma más amplia posible). Y, a veces, lo consiguen. Para la historia quedan nombres como la esquiadora María José Rienda, el heptacampeón de Europa en patinaje Javi Fernández o un fenómeno de alcance mundial como Kilian Jornet, los dos primeros ya retirados y el tercero en busca de nuevos retos lejos de los circuitos oficiales.

Con vistas a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022, las áreas deportivas trabajan a pleno rendimiento para que las nuevas generaciones cojan el relevo (los deportes invernales de montaña aún no son olímpicos, aunque se espera que el esquí de montaña pueda incorporarse en el 2026). Y a su vez, efectúan un trabajo de base para que la cantera sea cada vez más fuerte. Esto implica mucho esfuerzo económico y también un gran trabajo para ganarse un hueco mediático. Por eso, las federaciones de deportes de invierno, hielo y montaña valoran muy positivamente apoyos como el que les brinda LaLigaSports, tanto a nivel económico como de visibilidad a través de la plataforma laligasports.es y las retransmisiones en directo de LaLigaSportsTV. Porque tanto esfuerzo merece ser resaltado, y no solo cuando llegan las grandes competiciones.

Una máxima que es válida también para los 64 deportes y 42.000 deportistas de alto nivel que la LaLiga apoya a través de este proyecto, que tiene como objetivo mejorar las condiciones del deporte español. Un meta que vehiculan a través de las diferentes federaciones para generar un crecimiento profesional, económico y humano, como ya está sucediendo en los diferentes deportes de invierno.

Nieve:

el snowboard lidera el cambio

Para la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI), esta temporada se presenta sin un Mundial o unos Juegos Olímpicos a la vista, por lo que todos los esfuerzos estarán concentrados en los circuitos de Copa de Europa y Copa del Mundo. Una situación idónea para trabajar en la mejora de los ‘rankings’ en todas las modalidades, así como en llevar a cabo un trabajo técnico y físico de gran volumen y calidad, como se ha hecho esta pretemporada en Suramérica y los glaciares de los Alpes. “Además, históricamente se había apostado mucho por las figuras y poco por la base, así que aprovecharemos este año para seguir poniendo en foco en los más jóvenes, con el fin de mejorar la llegada de relevos a la élite”, destaca May Peus, presidente de la RFEDI.

/6   1
Juan del Campo pasa una puerta en un descenso en una prueba de Copa del Mundo en Saas Fee. / MATTEO GANORA
/6   2
Regino Hernández ejecuta una salto en una prueba de ‘snowboardcross’ de los pasados JJOO. / RFEDI
/6   3
Truco aéreo de Thibaut Magnin en una prueba de esquí ‘freestyle’. / RFEDI
/6   4
Salto de María Hidalgo en una prueba de snowboard ‘freestyle’ en la modalidad de ‘slope style’. / TOTAL FIGHT
/6   5
María Iglesias, en una competición de esquí de fondo en modalidad de ‘skating’ en Candanchú. / RFEDI
/6   6
Víctor Carrasco durante una prueba de ‘skijoring’ (una modalidad del ámbito del ‘mushing’) en Baqueira Beret. / RFEDI

En este sentido, la federación ha hecho un trabajo titánico en estos últimos cinco años para conseguir equilibrar el balance económico con la búsqueda de recursos propios, a través de patrocinadores y de acuerdos como el que mantienen con LaLigaSports. “Nos ayuda muchísimo”, afirma Peus. Asimismo, ha conseguido reforzar las estructuras deportivas y superar el vacío de resultados que se venía arrastrando, situando los deportes de nieve en un escalón superior.

Prueba de ello es que cuando Queralt Castellet consiguió la plata en los Mundiales de snowboard del 2015 en la modalidad de ‘half pipe’, habían pasado 41 años desde la medalla de bronce de Paquito Fernández Ochoa en los Mundiales de Saint Moritz. Y 26 años entre la medallas olímpicas de ‘snowboardcross’ de Regino Hernández y la de Blanca Fernández Ochoa en Albertville’92. “Hay que dar mucho valor a los triunfos de estos últimos años de Queralt, Regino y Lucas Egibar, porque cuestan mucho esfuerzo y significan un paso adelante muy importante, tanto a nivel deportivo como a la hora de crear referentes que animen a la gente a ir a la nieve y practicar nuestros deportes”, señala Peus.

Las principales figuras del mundo de la nieve en España pertenecen al snowboard, demostrando que la apuesta por las modalidades emergentes llevada a cabo por May Peus cuando se hizo cargo de la federación en el 2014 ha dado sus frutos. Pero que nadie se olvide del esquí alpino: “Sigue siendo el deporte más potente, con más practicantes y visibilidad. Gran parte del éxito de nuestra federación será tener un equipo de esquí alpino que vuelva a estar luchando entre los 30 mejores del mundo, como pasó con María José Rienda o Carolina Ruiz. Con Juan del Campo y Quim Salarich ya hemos asomado la nariz, y creo que estarán en disposición de luchar por diploma olímpico en los JJOO de Pekín”, predice el presidente de la RFEDI, que también resalta el trabajo llevado a cabo en ‘mushing’ o esquí de velocidad.

Nieve: el snowboard lidera el cambio.

Hielo:

deslizándose hacia el futuro


Aunque puede parecer que los deportes de hielo sean unos recién llegados, lo cierto es que el hockey hielo en España está a punto de cumplir los cien años de vida, mientras que el patinaje artístico también tiene una historia casi centenaria. Y en esta última modalidad, además, el país ha sido capaz de dar a uno de los mejores patinadores del mundo en esta última década como es Javier Fernández, con dos mundiales, siete campeonatos europeos consecutivos y una medalla de bronce en los últimos JJOO de invierno celebrados en Pieonchang.

/7   1
La pareja de patinaje artístico Olivia Smart y Adrián Díaz, en plena actuación. / ISU
/7   2
Sara Hurtado y Kirill Khaliavin durante una actuación de patinaje artístico. / ISU
/7   3
Ander Mirambell desciende con su trineo en una prueba de ‘skeleton’. / ISBF
/7   4
Nil Llop compite en una carrera de patinaje de velocidad. / RFEDH
/7   5
Foto de equipo de la selección española de hockey hielo femenino. / RFEDH
/7   6
La selección mixta de ‘curling’, en plena competición. / RFEDH
/7   7
Partido de la selección de hockey hielo masculino en el Mundial de Serbia. / RFEDH

Sin embargo, los siete deportes olímpicos de hielo todavía no cuentan con las instalaciones que se merecen en España, y muchas veces la Real Federación Española de Deportes de Hielo (con ayuda de los patrocinadores y de apoyos clave como LaLigaSports), y en especial los propios deportistas, tienen que hacer un esfuerzo extraordinario para ir a entrenar y competir a otros países. “Seguimos siendo muy minoritarios, a diferencia de otros países en los que el hockey, el patinaje e incluso el ‘curling’ son deportes muy populares. Esto significa que contamos con poco presupuesto, muy pocas instalaciones oficiales y ligas amateurs, pero a pesar de todo estamos haciendo muy buen trabajo, y creo que en los próximos años se verán los frutos”, comenta Frank González, presidente de la RFEDH.

Destaca especialmente la progresión que están llevando las parejas de danza en patinaje artístico formadas por Sara Hurtado y Kirill Jalyavin y Olivia Smart y Adrián Díaz, así como la promesa del patinaje de velocidad Nil Llop y el siempre tenaz Ander Mirambell, que está dirigiendo a un equipo de ‘skeleton’ formado por dos atletas que buscan un hueco en los JJOO. Pero, ¿cuál sería el elemento clave que permitirá una mejora substancial del nivel del hielo en España? Frank González lo tiene claro: “Nuestra prioridad número uno es contar con un centro de alto rendimiento para que nuestros deportistas no tengan que salir fuera de España para entrenarse en las mejores condiciones y alcanzar su potencial máximo. Tenemos varias ubicaciones posibles en el área metropolitana de Barcelona, y ahora solo falta que las instituciones se pongan de acuerdo”. Porque las grandes figuras no salen de la nada.

Hielo: deslizándose hacia el futuro.

Montaña:

siempre hacia arriba


El esquí de montaña es una modalidad que en los últimos años ha crecido de forma espectacular, y este se debe no solo al impacto de un referente mundial como Kilian Jornet. La Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) cuenta desde hace años con un Centro de Tecnificación en Catalunya, gracias al impulso decidido de la Federació d’Entitats Excusionistes de Catalunya (FEEC), “que está haciendo una tarea técnica muy importante, creando una base de deportistas de mucha calidad”, tal y como remarca Joan Garrigós, presidente de la FEDME. Prueba de ello son nombres como Claudia Galicia, Marc Pinsach, Mireia Miró… “Además, en enero se celebran los Juegos Olímpicos de la Juventud en Lausana y hemos clasificado a cuatro deportistas, el tope máximo, con posibilidades de medalla”.

/5   1
Ana Alonso asciende en una prueba de Copa del Mundo celebrada en Andorra. / JESÚS DYAÑEZ
/5   2
Escalada en una cascada helada en el Pirineo. / ARKAITZ SAIZ
/5   3
Una alpinista asciende hacia la cima. / FEDME
/5   4
Dos atletas compiten en una carrera de ‘snowrunning. / FEDME
/5   5
Competición de raquetas de nieve. / FEDME

Y es que España, aunque pueda parecer sorprendente, es actualmente la cuarta potencia mundial en esta modalidad que se basa en dos tiempos: subir una pendiente con una técnica parecida al esquí de fondo y bajarla luego al estilo alpino. Solo falta una cosa para que la felicidad sea completa: que se convierta en un deporte olímpico. “Que la modalidad haya entrado por primera vez en los JJOO de la juventud es una buena señal; junto a la federación internacional trabajamos para entrar en los juegos de Pekín 2022, pero no fue posible, porque la organización no estaba demasiado interesada. Esperemos que en los próximos…”, comenta Garrigós.

No es el único deporte invernal amparado bajo la federación. Por un lado está un clásico como el alpinismo, aunque la federación no organiza competiciones, sino que cada deportista plantea sus proyectos. Solo hay una excepción, que es el encuentro del grupo de alta montaña español para escalar cascadas de hielo, “si la climatología lo permite”. Su ‘hermano estival’, la escalada de competición, sí será olímpica por primera vez en los próximos JJOO de Tokio 2020.

Aparte, en los últimos se han incorporado dos nuevas modalidades, como son las raquetas de nieve y el ‘snowrunning’, es decir, carreras sobre la nieve. “En este último caso tiene un potencial enorme y este año hemos pasado de organizar una prueba a tres dado el gran número de aficionados que tiene”, comenta el presidente de la FEDME, que resume su tarea de manera sencilla: “Trabajar la base para que salgan figuras importantes en todas las modalidades”

Montaña: siempre hacia arriba.

El sueño de los JJOO Barcelona-Pirineus

La candidatura de los Juegos Olímpicos Barcelona-Pirineus sigue avanzando de manera discreta, llevando a cabo un trabajo de fondo y lejos de los focos mediáticos, para convertir lo que en principio fue una idea atrevida en, al menos, una posibilidad. Sería sin lugar a dudas un incentivo para el territorio y para las federaciones de deportes invernales, que recibirían el espaldarazo definitivo para conseguir lo que hace tiempo reivindican: unos recursos y unas instalaciones de nivel que permitan a los deportistas alcanzar su máximo nivel.

Como presidente de la RFEDI, May Peus está siguiendo muy cerca la evolución y asegura que técnica y deportivamente se está cada vez más cerca. “El trabajo que se está haciendo con el Comité Olímpico Internacional está siendo muy positivo. Lo que ahora tenemos que hacer es convertir este proyecto en una candidatura real, porque es algo que hasta ahora nunca ha sido. Debemos animarnos entre todos a dar este paso, y que todo el mundo ponga de su parte”.

Frank González, de la RFEDH, también considera que unos JJOO serían muy positivos, si bien avisa que es necesario hacer “un trabajo previo para preparar a los deportistas y llegar a esas olimpiadas siendo competitivos, por lo que las instalaciones adecuadas tienen que llegar mucho antes”. Y, finalmente, Joan Garrigós, de la FEDME, asegura que “sería algo muy bonito, aunque dependen de muchas cosas, pero significaría un reconocimiento enorme para el Pirineo”. Quizás el proyecto olímpico aún está algo lejos, pero ya ha dejado de ser un simple sueño.