M

aría Alonso hizo las maletas en septiembre de 2019 y se embarcó en una de las aventuras más especiales de su vida: el Erasmus. París fue el destino elegido por esta estudiante del doble grado de Derecho y Administración y Dirección de Empresas (ADE) en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV). “Durante el primer cuatrimestre estudié en la Universidad Paris Dauphine, y los últimos meses tuve la oportunidad de hacer prácticas en el Consulado General de España de la capital francesa”, explica Alonso.


Además de rodearse de nuevos amigos y compañeros, durante los meses que duró el programa, la joven contó con el apoyo de la beca Erasmus que otorga la Unión Europea (UE) y de la Beca Santander Erasmus. De hecho, Alonso forma parte de la primera edición de estudiantes en recibir este nuevo plan de ayudas que convoca la entidad bancaria desde hace dos años.

A finales del 2018, Banco Santander las lanzó con el objetivo de seguir apostando por el progreso académico a través de la internacionalización, la igualdad de oportunidades, la inclusión y el reconocimiento de la excelencia académica. En total, este programa de ayudas benefició a más de 5.000 jóvenes de 70 universidades diferentes, que también recibieron una orientación laboral antes, durante y después de su estancia en el extranjero.

Presentación de las becas

Desde que empezó sus estudios, Alonso ya tenía claro que quería irse de Erasmus: “era una oportunidad que sabía que tenía que aprovechar”. La estudiante también era consciente de que el hecho de vivir fuera supone unos gastos adicionales. Es por ello que, tal y como confiesa, “siempre estaba pendiente de la plataforma del Banco Santander, a través de la cual conceden varias becas”. Esta vez, al ser una convocatoria nueva, Alonso conoció esta ayuda a través de su universidad.

Tras recibir la aprobación de la beca, María Alonso fue seleccionada para representar a todos los estudiantes beneficiarios de las becas Erasmus del banco en un acto que se celebró en junio y que fue presidido por la presidenta de la entidad Ana Botín. Junto con otros cuatro compañeros, la joven participó en un coloquio en el que, tal y como explica, “presentamos todo el programa a los rectores de las universidades adscritas al Banco Santander y a todos los alumnos que fueron beneficiarios”. Además, durante el evento también “se llevaron a cabo unas jornadas orientativas sobre cómo desenvolverse en el Erasmus y nos dieron algunos consejos”, asegura Alonso.

Principales ventajas

María Alonso es una de las más de nueve millones de personas que, desde 1987, han disfrutado de la posibilidad de estudiar en otra universidad europea a través del programa Erasmus con el objetivo de potenciar su formación e impulsar sus perspectivas laborales y desarrollo personal. En España, cada año se adjudican más de 56.000 movilidades internacionales para estudiantes de Educación Superior, tanto para estudios como para prácticas en el extranjero. De hecho, es el tercer país más emisor de estudiantes del programa de movilidad Erasmus, después de Francia y Alemania, y el primer receptor de jóvenes que provienen de otros centros europeos.

La decisión de realizar este programa puede repercutir notoriamente en la vida profesional de los jóvenes. Así lo confirma un informe de la Comisión Europea, publicado en el 2019, que asegura que el 70% de los estudiantes Erasmus regresa con más posibilidades de encontrar una salida laboral. El documento, que se basa en 77.000 encuestas, señala que casi el 80% de los estudiantes que han hecho este programa encuentra trabajo en menos de tres meses tras haber terminado sus estudios, cuatro puntos más que en los casos de los universitarios que no salen del país

Tal y como lo ve Alonso, “a día de hoy estudiar en otro país es un requisito casi indispensable porque la búsqueda de trabajo es cada vez más exigente”. Esta experiencia le ha servido a la joven para abrirse al mundo y aprender de otras culturas: “vivimos en un mundo cada vez más globalizado, en el que los contactos con el exterior no se pueden evitar, por eso es importante aprender a desenvolverte, a gestionar las relaciones y a entender al otro”.

Tras la declaración del estado de alarma por la pandemia de coronavirus, Alonso tuvo que regresar a Madrid. Sin embargo, la estudiante tiene claro que quiere seguir explorando el mundo y no descarta poder estar dos o tres años fuera. “Me planteo irme a algún país asiático e, incluso, regresar a París”, destaca Alonso.

Tercera edición

Este año, la entidad ha convocado la tercera edición del programa de Becas Santander Erasmus. El pasado 10 de diciembre, el ministro de Universidades, Manuel Castells, el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue) y la presidenta de la entidad, Ana Botín, sellaron, durante la presentación del informe “Universidad española frente a la Pandemia”, una nueva colaboración para la celebración de la tercera edición de este programa de ayudas a estudiantes.

Esta nueva edición contará con una financiación de 1,3 millones de euros para la concesión de 2.152 becas de 2.000 y 500 euros a jóvenes que quieran cursar sus estudios en un centro educativo dentro de la Unión Europea y realizar prácticas profesionales internacionales. Todos aquellos jóvenes que quieran completar su inscripción podrán hacerlo a través de www.becas-santander.com hasta el 15 de marzo del 2021. Tal y como recalcó Botín durante el acto, la inversión en educación permite “avanzar hacia un modelo más productivo, abierto, inclusivo y sostenible, basado en el conocimiento y el talento”.

Con estas becas, Santander sigue apostando por la internacionalización en la educación y por el progreso de los estudiantes, apoyando especialmente a aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad.