Belleza sin complicaciones y sin pasar por quirófano

La alternativa a la cirugía tradicional

Efectivos y poco invasivos, así son los retoques estéticos sin cirugía. Sus rápidos resultados y la comodidad de su aplicación hacen de ellos una apuesta segura para mejorar la imagen sin pasar por el quirófano

Tratamientos de belleza.

Tratamientos de belleza.

Se lee en minutos

Carmen Lancho

Cada necesidad estética tiene su solución y, gracias a los tratamientos médico-estéticos, no es necesario realizar una gran planificación para una recuperación en casa, ya que producen escasas molestias, y se administran bajo anestesia tópica. Esto permite llegar a tiempo a cualquier evento con la mejor cara o simplemente porque apetece verse bien cuando se quiera.

Los tratamientos estéticos más famosos son las inyecciones de bótox y ácido hialurónico. El primero sirve para reducir las arrugas alrededor de los ojos, las famosas patas de gallo, frente y entrecejo, gracias a la administración de la toxina botulínica, que disminuye los movimientos de los músculos de dichas zonas. El segundo tiene como objetivo rellenar y difuminar las arrugas situadas en el surco nasogeniano y alrededor de los labios, el llamado código de barras, eliminar bolsas y ojeras alrededor de los ojos, dar volumen en labios y pómulos, y recuperar la definición del óvalo facial.  

A las inyecciones de ácido hialurónico se le pueden añadir cócteles vitamínicos que potencian sus efectos rejuvenecedores y tienen gran éxito, especialmente en pieles a partir de los 40 años. Aportan luminosidad, ayudan a difuminar cicatrices y mejoran el acné, una afección que está aumentando debido al uso obligatorio de mascarillas sanitarias.  

Otro aspecto a tratar son las cicatrices, marcas de acné y manchas solares, que también ponen años encima. El láser mejora las afecciones como la cuperósis y la rosácea, y reduce las arrugas, dejando una piel suave y uniforme, mientras que el peeling químico produce una renovación a distintas profundidades de la piel a través de la aplicación de ácidos químicos que producen una exfoliación. Este tratamiento es mejor realizarlo en invierno y primavera, cuando los rayos del sol son menos activos.

Alternativas a lo tradicional

Una de las grandes alternativas al lifting facial tradicional son los llamados hilos tensores. Esta técnica recupera de definición del óvalo facial y combate la flacidez en mejillas y cuello, eliminando las arrugas. También rejuvenece la mirada y levanta las cejas, lo que aporta una aspecto juvenil y menos cansado, sin recurrir a la blefaroplastia. En la actualidad existen en el mercado hilos hechos de materiales compatibles con los tejidos de la piel, por lo que son reabsorbibles y no producen rechazo, asegurando así los buenos resultados.  

Te puede interesar

La flacidez de cuello y escote pueden tratarse con ultrasonidos de alta densidad que focalizan su acción. Indicados para esta zona de piel fina y sensible, que en ocasiones suele descuidarse, y que debido a su exposición al sol o la acumulación de grasa termina formando la llamada papada.

El factor psicológico que aporta el hecho de cuidarse y sentirse bien con uno mismo es muy importante. Los tratamientos estéticos facilitan este bienestar personal, ya que la imagen que proyectamos puede suponer una barrera en nuestras relaciones personales, y mejoran la confianza en uno mismo.