05 ago 2020

Ir a contenido

El independentismo pierde fuerza, pero el Govern no recula

Guillermo Moya Torres

Guillermo Moya Torres

Quim Torra deposita su voto en Barcelona. Ha coincidido que su hija Helena ejercía de presidenta de la mesa electoral.

Quim Torra deposita su voto en Barcelona. Ha coincidido que su hija Helena ejercía de presidenta de la mesa electoral. / ALBERT GEA / REUTERS

En Catalunya, en estas elecciones del 10-N, incluso presentándose la CUP, el independentismo ha obtenido 500.000 votos menos que los llamados constitucionalistas. Con estas cifras, y a pesar de la injusta ley Electoral, hay una diferencia de 23 contra 25 escaños, con lo que el mensaje hace más evidente el famoso comentario del Mosso que aludía a la inexistencia de ninguna república catalana.

Creo que ya llegó el momento de exigir al Govern que gobierne para todos, sin excusas, y no solo para los suyos y que, si se ve incapaz, deje paso a quien sí tenga el coraje de hacerlo, pues tanto Mesías y tanto incendiario están llevando a muchos a contemplar opciones peligrosas para todos, como lo es el auge de Vox, por mucho que haya ganado sus escaños democráticamente, y el descrédito de Catalunya como motor económico y social.

Catalunya ha tenido muchos episodios de gloria como para que estos últimos años de sombras emborronen lo que tanto trabajo nos costó en el pasado.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates