Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Vivienda: "Nadie se acuerda de nosotros, los propietarios, los otros vulnerables"

Vivienda: "Nadie se acuerda de nosotros, los propietarios, los otros vulnerables"

No han cesado las noticias de personas vulnerables que son rescatadas del desahucio, ciudadanos que habitan una vivienda aunque no sea de su propiedad y de sus derechos. Pero hoy me gustaría hablar de los nuestros. De nuestros derechos. ¿O quizá son no derechos? Los 'no derechos' de una familia que, por circunstancias de la vida, se ve obligada a alquilar un inmueble hipotecado para poder seguir pagándolo. Con dos menores de edad, con la mujer de baja muchos meses por accidente cobrando una miseria y que también ha sufrido económicamente las consecuencias del covid-19 este último año y medio.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Una familia que lleva sin cobrar el alquiler de ese piso un año entero y que espera que la justicia haga de una vez justicia y no me diga que tengo que mantener a una señora sana y en edad de trabajar (sin hijos) porque precisamente no tiene ganas de trabajar y dice ser vulnerable. Pues no, señores, si aquí hay unos vulnerables somos nosotros. Los trabajadores que pagamos todas nuestras letras, facturas, colegios, seguros, cada mes y que jamás se aprovecharían de nadie y lo único que piensan cada día cuando se levantan es en cuándo esta 'injusticia' sacará a esa persona de su vivienda para devolverles su piso y poder volver alquilarlo, sin especulación, simplemente para poder seguir pagando al banco como han hecho siempre, para poder seguir viviendo dignamente.

Mucho se habla de vulnerables que no tienen trabajo, que viven en pisos de otros y a los que no se pueden desahuciar, pero nadie se acuerda de nosotros: los otros vulnerables. Particulares que un día y con muchísimo esfuerzo compraron un inmueble y que no pueden hacer otra cosa que tenerlo alquilado para costearlo. Vulnerables a los que no dejan acceder a sus pisos y recuperarlos. Sin pensar qué hay detrás: familias con niños, personas enfermas, porque eso está a ambos lados.

Ahora solo nos queda rezar para que algún día desahucien a esa gente y podamos continuar trabajando y pagando como siempre hicimos.

Participaciones de loslectores

Másdebates