"La violencia de los descerebrados contamina una reivindicación esencial"

Un grupo violento destroza el cristal de una oficina bancaria en Barcelona en la cuarta noche de incidentes

Un grupo violento destroza el cristal de una oficina bancaria en Barcelona en la cuarta noche de incidentes / CARLES PLANAS BOU

Miguel Fernández-Palacios Gordon

La violencia en democracia siempre es condenable; pero no hay que decirlo constantemente. Vamos con datos. España, por su herencia franquista, tiene taras. Una de ellas es la libertad de expresión. Según Freemuse, organización asesora de Naciones Unidas, nuestro país es líder mundial –datos de 2019– de artistas procesados y encarcelados, por delante de Irán o Rusia. Evidentemente, en otros países se lo piensan antes de abrir la boca.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Aquí, a pesar de la violencia, y para agrandar nuestra democracia, que siempre es deseable, debemos reformar el código penal y suprimir la cárcel de los delitos de opinión, por mucho que las expresiones vertidas sean soeces y/o deplorables.

Mientras, la derecha, como siempre, aprovecha la violencia de los descerebrados –que contaminan una reivindicación esencial– para distorsionar, embarrar y tapar una reforma ineludible y tachar, a todos los que pretendemos mejorar la democracia para que España deje de ser primicia internacional, de cómplices de la violencia.

Participaciones de loslectores

Másdebates