Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"El veto a Junts en la mesa de diálogo es una buena noticia para Catalunya"

Carles Puigdemont, en Waterloo (Bélgica).

Carles Puigdemont, en Waterloo (Bélgica). / Horst Wagner (EFE)

Jordi Querol

Efectivamente, es una buena noticia: Pere Aragonès ha vetado sentarse en la mesa de diálogo a la delegación de Junts per Catalunya. Así, entre los gobiernos español y catalán han superado una prueba desestabilizadora. Sin los de Junts en la mesa se respetará la Constitución y todas las reglas del juego democrático que de ella emanan. El 'president' de la Generalitat ha actuado con inteligencia y valentía; no se pueden admitir en una mesa de negociación a personajes que, además de no formar parte de ningún gobierno, actúan con la estrategia de la unilateralidad y siguen con fidelidad las órdenes de Waterloo. Puigdemont se está equivocando de mala manera; su intento de torpedear las relaciones entre el gobierno de Pedro Sánchez y ERC para que estos últimos no voten a favor de los presupuestos del primero, han acabado reforzando su entente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A estas alturas, sobre la actuación de Puigdemont ya nadie tiene ninguna duda; las mesas de dialogo, los indultos, y la esperanza de buscar para Catalunya una solución distinta a la ruptura no le interesan. Su sueño dorado es el PP; con este partido en el poder, él se siente cómodo porque puede continuar jugando a lo que realmente le gusta y sabe hacer: ser víctima.

Participaciones de loslectores

Másdebates