Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Variaciones artísticas sobre un viejo tema"

"Variaciones artísticas sobre un viejo tema"

El 'art brut', sellado por Dubuffet, fue un acto de superación concebido para destacar la pintura de personas con afectaciones mentales. La arteterapia encontró, en esos viajes por tierras ásperas, ventanas para la esperanza. Una extravagancia sin formación, primitiva, casi salvaje; ingenio ingenuo. Un 'art fou' que provocó una nueva sensibilidad, una afrenta para los bienleídos, al darles voz a quienes susurraban su angustia. Aquella maestría fue un espejo para convocar alienados: revaloró la escultura (como los visionarios Justo Gallego o Josep Pujiula), con el cine de Berlanga, tan censurado. La espontaneidad de Góngora, la picaresca de Cervantes… El jazz negro improvisaba su deriva de esclavitud. La mirada torcida de Krahe, los dislates de Ovidi, la jota burlesca de Labordeta…

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La canción social puso imagen al arte secundario compartiendo con los periféricos, con presos y exiliados, con obreras maltratadas, ahora 'outsiders', nuevas protagonistas de la lucha de clases. Una aventura política y sonora que acarició el dolor ajeno. Los raperos se unen a este vasto repertorio, grafiteros, trovadores callejeros, el periodismo arriesgado, el teatro amargo… Hoy, aunque muchas creaciones acaban siendo pasto de los que solo persiguen beneficio privado, siguen en su empeño algunas voces por despachar la asimetría del atropello.

Arrels ha inaugurado un taller con artistas sin hogar que pueblan las veredas del asfalto. Aspasim o Ilersis apoyan la diversidad funcional con sus creaciones, Top Manta o Mujeres Pa'lante compensan con color sus temores. Marginalidad optimista, artesanía de la calle para abrazar horizontes. Producir lo simple, escribía Ítalo Calvino, es toda una conquista.

Es tiempo de pensar, de pedir perdón. Y como en las fiestas mayores, revivir el espíritu mixto de lo sencillo, juntarnos en la plaza para bailar, con la Platería, con una copla de la Martirio, con el pasodoble 'No te puedo querer' cantado por Alberto Pérez.

Participaciones de loslectores

Másdebates