Ir a contenido

Un país donde quepamos todos

Montse Pérez Perdigón

Barcelona

Diferentes banderas en Universitat.

Diferentes banderas en Universitat. / JULIO CARBO

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La situación que se está viviendo en Catalunya no es propia de una organización democrática, es vergonzosa. La palabra democracia se está escuchando con frecuencia, pero no parece que la estemos entendiendo:

Democracia, según la RAE (entre otras): "doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes". Democracia, según el Diccionari Pompeu Fabra (entre otras):  "doctrina política que defensa la intervenció del poble en el govern i en l'elecció dels governants". 

Cuando se utiliza una palabra para justificar que las ideas y actos propios son la verdad, sin escuchar a la totalidad del pueblo, no es democracia. Democracia es escuchar al pueblo, a todos, independientemente de lo que tenga que decir, y proponer soluciones consensuadas y para la mayoría, donde quepamos todos.

Estamos en esta situación porque nuestros representantes no hablan, no se entienden, no se ponen en el lugar del otro, no se respetan... en definitiva, no gobiernan, no hacen su trabajo. No se puede construir en base al pasado ni en base al rencor y mucho menos sin escuchar y con constantes reproches. ¡No estamos en el patio de un colegio!

Democracia es poder expresar nuestra opinión, no solo "sí" o "no". Yo no me siento representada ni identificada ni con unos ni con otros. La violencia de unos, totalmente injustificada y excesiva, y el empecinamiento a no escuchar; la irrespetuosidad de otros, que hace que la totalidad de los catalanes no esté siendo representada ni escuchada.

La política de exclusión, y las posiciones extremas de nuestros representantes que hace años estamos viviendo por unos y otros, no favorece a la convivencia ni a la comprensión en ninguna parte de España ni de Catalunya.

Ante esta situación, ¿cómo se resolverá esta situación democráticamente? ¿Qué pasa con la población catalana que no quiere la independencia pero tampoco un gobierno central que no respeta a un pueblo? Pónganse a trabajar ya, ¡todos! Escuchen a la totalidad del pueblo y trabajen para el pueblo. Y asumámos todos lo que el pueblo decida en una escucha legal, donde todos podamos expresar nuestra opinión. 

Participaciones de loslectores

Másdebates