05 jun 2020

Ir a contenido

Un despropósito de barrera en el barrio del Rectoret

Emma Soler Caamaño

El barrio del Rectoret, en pleno parque natural de Collserola, forma  parte del distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Sus habitantes valoramos la  naturaleza y la integración en el medio de montaña. Al tratarse de un  Parque Natural, obviamente la administración mira con lupa cualquier  construcción que allí haga un particular. En este entorno y, pese al  valor de consenso tan en boga, el ayuntamiento nos acaba de hacer un  lamentable regalo de Navidad, tan innecesario como inadmisible.

Ha "decorado" más de 350 metros de una calle del barrio  con barreras de seguridad dignas de una autopista, de acero, con  faldones, tan llamativas que deslumbran y tan inadaptadas al entorno  que deprimen a cualquiera. Estas barreras constituyen un lamentable  despilfarro y un despropósito, son un insulto a los vecinos y a sus  necesidades reales (como mejorar el pavimento, por ejemplo) pero, ante  todo, suponen un peligro para peatones y animales. Y por si fuera  poco, las barreras contradicen radicalmente lo que el propio Consejo  Municipal del Distrito aprobó en 2010, y la opinión de las  Asociaciones de vecinos y culturales del barrio, y ¿para más inri- son  el cuarto tipo de valla en 600 metros.

Participaciones de loslectores

Másdebates