El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Trump, posible vacuna para Europa

AP / PABLO MARTINEZ MONSIVAIS

Donald Trump, durante una reunión sobre sanidad, la semana pasada en la Casa Blanca.

Jesús Pichel MartínMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 09:45 h

La vieja Europa tiene achaques. Ha tenido que soportar y sobreponerse a tantas enfermedades políticas que lo asombroso es que aún siga viva.

La última gran peste que padeció, las mortíferas bacterias del fascismo y del nazismo (que provocaron millones de muertos y de daños morales), parecía extinguida, porque durante décadas se producían brotes esporádicos, aquí o allá, que aun siendo patógenos no suponían un peligro para la salud democrática del continente.

Este nuevo siglo, sin embargo, presenta un panorama distinto, porque nuevos brotes de esa misma peste van apareciendo por el cuerpo de Europa en más lugares y de forma más explícita. Y parece que han pillado a Europa tan baja de defensas, y con su sistema inmunológico tan deteriorado, que los síntomas de crisis política y de identidad ya están a flor de piel.

Sobre todo, desde que la crisis financiera la convirtieran los gobiernos en crisis económica y social precarizando el empleo, devaluando los salarios y aplicando políticas de austeridad en los servicios y las prestaciones sociales, a la vez que derrochaban en la salvación de bancos y banqueros (al menos en España, algunos de ellos ligados al saqueo de dinero público y a la corrupción). Súmese a esto la crisis humanitaria producida por el éxodo masivo hacia Europa de quienes huyen de guerras, del hambre, de la represión o simplemente de los que buscan la oportunidad de una vida mejor, y se entenderá bien por qué en ese caldo de cultivo la bacteria inoculada por nostálgicos, por negacionistas, por desmemoriados (o simplemente por malvados) se hace fuerte, ofreciendo un cobijo xenófobo e insolidario a los que se sienten a la intemperie.

La victoria del zafio y supremacista Trump, que no disimula sus malos modales democráticos ni ese ramalazo despótico de quien está acostumbrado a mandar y a ser obedecido sin rechistar, puede servirnos de vacuna en esta asténica Europa: el fracaso de Wilders en Holanda debería marcarnos el camino para frenar la infección.

Participaciones de los lectores

Escucharnos para vivir mejor

Gemma Morales Puig Barcelona

Llevo unos días revisando notas de las sesiones que Alberto, profesor de meditación, nos daba hace años, y he rescatado el concepto de lo que é... Seguir leyendo

Volen mestres titelles i alummes acrítics

Teresa Calveras Barniol Barcelona

Kosovo, un Estado de mentiras y traición

Miodrag Kotlajic Madrid

El ejemplo de lo absurda que a veces puede ser la política de algunos países occidentales es el llamado estado de Kosovo, un territorio de... Seguir leyendo

Como Demócrito en su ceguera

Juan Antonio Valero Casado Cambrils

En una conferencia en la que se exponían las múltiples ventajas que el don de la ceguera aportaba al escritor, Jorge Luis Borges recordaba... Seguir leyendo

Urge un nuevo modelo educativo

Jordi Guasch i Olivé Gavà

Cómo se explica la violencia de los menores

Martín Martínez Martínez Barcelona

La violencia de los adultos está muy perseguida. Los policías se contienen cuando reprimen una manifestación o ... Seguir leyendo

Ja no omplim el Camp Nou

Alberto Iglesias Iglesias Barcelona

Cada vegada amb més freqüència podem sentir i llegir als diferents mitjans de comunicació que el Camp Nou es troba cada vegada més ... Seguir leyendo