El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Travesía por el mar isotónico

Miguel Lorenzo

Arrate ArrizabalagaBilbao

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 9 de agosto del 2018 - 05:45 h

El norte y el sur, el verde y el ocre. El verde de la esperanza y del éxito frente a la miseria y la crudeza del ocre. La utopía, en cambio, no parece consolidarse como tal. La globalización hace un guiño al cambio, aunque de mientras el ocre y el verde siguen viéndose en un cara a cara.
Y es que son 40 millas náuticas, la distancia del verde al ocre, de España a Marruecos, compartiendo el estrecho de Gibraltar. Es en Marruecos donde muchos hallan la oportunidad para llegar al verde que les dé la esperanza. Ante esta situación, poca esperanza le queda al ocre. Está la opción de considerar a verde cobijo o la de última instancia, la de dios.

Y es que dios es Jesús, es Alá, es Buda, y dios es también aquel que tiende un pequeño objeto redondo e hinchable, objeto que te hace flotar y por ende vivir. Es el caso del Aquarius, el barco que da fuerzas como toda bebida isotónica y que podría considerarse como otro dios más
A continuación, el zozobre del barco va acompañado de cantos de alegría y esperanza, cada vez más cerca del verde. Es aquí cuando surge la incógnita: ¿es acaso preferible tener a dios preparando su banquete de bienvenida ahí arriba o tener a un varón uniformado y armado rodeado de incompresibles papeles?

Algo está claro: aquí el único que se digna a escuchar las plegarias deber de ser el de arriba, o eso dicen, ya que nadie quiere rendir cuentas.
El banquete resulta apetecible, aunque la llamada para llegar y vivir en verde no termina de apagarse, luchando contra el apetecible cobijo del todo poderoso. De este al menos ya se sabe que controla y domina, pero parece ser que con banquete y algún otro tipo de comodidad. Es así como la intensidad de ocre aumenta, aunque por poco tiempo sea.

Parece que el personal de ayuda humanitaria tratando de ocultar su preocupación escucha y la bebida isotónica da fuerzas. De mientras los poderosos de abajo no se dignan a hacer presencia en el punto de conflicto, la frontera, les basta con decir que todo marcha bien y la situación está controlada. El sueño termina ahogándose o bien antes de recibir el azúcar de la bebida o una vez en tierra verde de “esperanza”.

Participaciones de los lectores

EEUU: El Imperio contraataca

Antonio Alonso Muñoz Cornellá de Llobregat

''Son tiempos adversos para la rebelión. Aunque la Estrella del libre Mercado ha sido destruida, las tropas imperial... Seguir leyendo

"Desespera que quienes cantaban 'adiós, España querida' ahora se revuelvan contra los migrantes"

José Luis Posa Lozano Barcelona

Es desesperante que muchos de los que cantaban 'adiós, España querida', 'suspiros de España', 'qué lejos te estás quedando, España de mi querer', que muchos de los h... Seguir leyendo

Los menores, las víctimas más vulnerables de la criminalidad mundial

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

40 menores muertos y 56 heridos en Yemen a raíz del bombardeo aéreo de la coalición liderada por Arabia Saudí. 12 menores entre los 87 inmigran... Seguir leyendo

Carta a Neymar: "Me siento mal por haberte permitido todo lo que permitimos"

Ainhoa Caralt Aznar Sant Pere de Ribes

'Empordà Fang Cuit 2018'

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

"Las ideas políticas están fuera del 17-A, que pertenece a las víctimas"

Maria Olga Santisteban Otegui Zalla

"Actuaré con total indiferencia hacia el rey"

Robert Cros L'Hospitalet de Llobregat

Practicar la gratitud con generosidad

Mario Martín Lucas Salardú

Si hay un rasgo en el que se empeñan cualquier padre o madre, a lo largo de todo mundo, es que sus hijos aprendan a dar las gracias, busca... Seguir leyendo

El camino de la vida

Antonio Pujol Armenteros Barcelona

Después de recorrer el camino de la vida, desde el punto cero del nacimiento y atravesar las metas volantes de la ignorancia, donde la sed de amor era nuestra instin... Seguir leyendo