Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

A Toni Albà: La 'catalanidad' no nos hace mejores ni peores

Toni Albà, el protagonista del pregón alternativo de La Mercè 2016. 

Toni Albà, el protagonista del pregón alternativo de La Mercè 2016. 

José González Fuxà

Hay algo en lo que el 'contrapregonero' de la Mercè, Toni Albà, podemos estar de acuerdo: hay gente que odia a otra gente. La frase en la que se sostiene que "el Estado español nos odia por ser como somos" parece que otorga a la 'catalanidad' la cualidad de mejorar la consideración ética de los individuos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Sin embargo, señor Albà, debemos recordar que los que somos catalanes, lo somos de casualidad, puesto que no depende de nosotros el lugar en el que nacemos, luego no puede añadirse un valor especial a un mero gentilicio. Si no fuera esto lo que se sostiene, dígame, ¿qué es aquello que somos que los españoles tanto odian?

Por otro lado, el autor sostiene que el odio del Estado español hacia los catalanes es análogo al de un nazi hacia un judío o al de un 'facha' hacia un negro, obviando la gravedad de esta analogía (que por supuesto ha escapado a la atención del comediante). Debe recordarse que el odio es un elemento intencional demasiado interno como para que nadie (incluido Toni Albà) pueda asegurar que los ciudadanos de una comunidad lo sientan hacia los de otra.

Pero, sin duda alguna, lo que despeja toda duda acerca de qué diccionario ha ido a consultar el actor cuando buscó el término 'democracia' es la segunda parte del vídeo, cuando invita a todos los buenos catalanes a convencer a los aún no convencidos para integrarse en una nueva Catalunya con el pretexto de un "amor a la patria", expulsando del país a todo aquel que viva en él sin 'querer hacerse catalán'. En sus palabras: "Les daremos la llave para que se vayan". Pobres andaluces, gallegos, murcianos y demás que no quieran renunciar a sus raíces: no podrán vivir en una 'Catalunya libre'.

Finalmente, habrá de ser necesario remarcar la soberbia final del vídeo, aquella en donde se afirma que las demás comunidades de este país viven del esfuerzo de la nuestra, sentencia que evidencia un fuerte desprecio a toda la clase trabajadora española que contribuye cada día a engrosar el arca pública. Por todas estas razones sospecho que lo de Toni Albà no era un pregón, sino más bien un sermón.

Participaciones de loslectores

Másdebates