"Tengo un bar musical y estoy al borde de la quiebra"

Yesterday, el bar musical de Chus Domínguez.

Yesterday, el bar musical de Chus Domínguez.

Chus Dominguez Villagran

Me llamo Chus, tengo 37 años, tengo un bar musical y me gustaría utilizar este espacio para contar que, debido a las restricciones del covid, estoy al borde de la quiebra. Hace seis años inicié con mis padres el proyecto de abrir un bar musical diferente en mi ciudad, Santa Coloma de Gramenet. Este pequeño local se llama Yesterday; en él ponemos música de los 70's, 80's, 90's y está destinado a que un público adulto pueda encontrar un refugio donde tomar una copa, con la música más popular de aquellos años.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al final, los bares se acaban convirtiendo en el reflejo de sus propietarios. El mío poco a poco se ha ido reconvirtiendo de forma natural en una especie de local con trasfondo social mediante un proyecto titulado '12 meses solidarios'. En él, mensualmente hacemos un concierto solidario con artistas locales, de entrada gratuita, y el beneficio de las consumiciones que se venden en el trancurso del evento va destinado a una entidad social de Santa Coloma.

En estos años hemos trabajado con más de 30 entidades de todos los sectores: discapacidad, infancia vulnerable, tercera edad, investigación de enfermedades, salud mental, LGTBI, feminismo, culturales o deportivas, entre otras. Hemos recaudado miles de euros en donaciones para reforzar el tejido asociativo de la ciudad.

En mi local impera lo que yo llamo 'ocio nocturno solidario', pero sin duda sigue siendo ocio nocturno y por ello hemos sido castigados con las más duras restricciones, que nos han obligado a cerrar meses y meses, sin recibir ayudas ni alternativas realistas para poder trabajar. Este cierre no solo nos ha abocado a una situación económica preocupante a mí y a mi familia, sino que además ha perjudicado a todas aquellas entidades con las que íbamos a trabajar y no hemos podido. En un año que precisamente es cuando más lo necesitan para paliar los efectos de esta pandemia en los colectivos más vulnerables.

Escribo esta carta con la intención de visibilizar esta situación, con la esperanza de que quizás alguien nos pueda ayudar a superar esta dura etapa y podamos volver a abrir nuestras puertas algún día para seguir innovando en nuestro sector. Y lo más importante: para seguir ayudando a los que ayudan. Porque, como dijo el maestro: "¿Quién salva a los héroes?". Muchas gracias por leer mi historia.

Participaciones de loslectores

Másdebates