13 jul 2020

Ir a contenido

"Tenemos que exaltar el arte como forma de memoria"

Michela Babboni

Una obra del artista Max Beckmann, en el Caixa-Forum de Barcelona

Una obra del artista Max Beckmann, en el Caixa-Forum de Barcelona / ENRIC FONTCUBERTA /EFE

Esta carta profundiza en un tema desde siempre actual: la función del arte en la sociedad. En primer lugar, el ser humano ha buscado -a lo largo de la historia- diferentes maneras para expresar y comunicar hechos y sentimientos. Su objetivo es el de ofrecer su visión del mundo y, al hacerlo, representa también la cultura, la identidad y la realidad de un país. El arte, en todas sus formas, tiene la extraordinaria capacidad de transmitir mensajes convirtiéndolos en belleza estética, incluso los temas más trágicos que -aparentemente- no tendrían nada que ver con la armonía.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El arte, para ser tal, necesita que haya libertad de expresión: de ahí que sea objeto de censura por parte de regímenes dictatoriales, que se sirven de la represión física y cultural para imponerse. Concretamente, pensemos en la dictadura militar argentina entre 1976 y 1983, que causó la desaparición de treinta mil personas. Entre las víctimas -además de civiles, opositores políticos e ideológicos- hay también artistas y escritores. Prueba concreta de esta represión es la lista negra de Videla que contiene 300 nombres de artistas e intelectuales que el dictador quería eliminar, entre los que figuran escritores de gran importancia, como Julio Cortázar. Esto sucedió también en Chile: por ejemplo, el autor Luis Sepúlveda, que falleció hace poco, fue torturado por los militares del régimen de Pinochet y salvado gracias a la intervención de Amnistía Internacional.

Para resumir, esta forma de represión quería esconder la realidad de un sistema violento, negando al mundo el derecho y la libertad de conocer la verdad. Hoy tenemos que exaltar el arte como forma de memoria: es imprescindible que la expresión artística siga contando la historia y denunciando acontecimientos que no tienen que volver a repetirse nunca más. Finalmente, hoy la realidad se puede observar en los grafitos de Buenos Aires y en los emocionantes poemas de Juan Gelman.

Participaciones de loslectores

Másdebates