Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"El teléfono para la prevención del suicidio no puede ser solo un parche"

Un joven sentado en las escaleras de la boca del metro

Un joven sentado en las escaleras de la boca del metro / 123RF

El nuevo teléfono para la prevención del suicidio ha atendido, en un solo día, nada menos que 1.000 llamadas. Sorprende que una causa de muerte externa que dobla por goleada a las cifras de muertes en accidentes de tráfico – objeto de infinidad de campañas de concienciación, así como leyes cada vez más restrictivas - no haya propiciado, hasta ahora, ningún tipo de medida paliativa más allá de nuestro deficiente sistema de salud mental.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La pregunta es ¿evitará este recurso un número significativo de estas evitables muertes? ¿Impedirá una voz de última hora que esa espantosa idea de quitarse la vida gane la batalla? Esa última intervención, me temo, no será capaz, en muchos casos, de sustituir el apoyo continuado de personas cercanas que, cara a cara, contagien las ganas de vivir.

Se trata de una medida positiva que al menos ayudará a visibilizar este problema, pero también de un parche que, en mi opinión, no debe desviar nuestra atención de la 'solución': una inversión real en el tratamiento de la salud mental por parte de la Seguridad Social.

Participaciones de loslectores

Másdebates