Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Para superar los reveses de la vida hay más opciones que medicarse"

Dos chicas muestran su tristeza y desolación tras la actuación policial en Sant Julià de Ramis.

Dos chicas muestran su tristeza y desolación tras la actuación policial en Sant Julià de Ramis. / AP/FRANCISCO SECO

La química es importante para nuestro cerebro e influye en cómo nos sentimos a diario. Durante la vida se generan situaciones que hacen que se produzcan ciertos desajustes que nos llevan a solicitar ayuda a terceros. Los profesionales de la salud mental, psicólogos y médicos psiquiatras, entran en nuestras vidas en momentos complicados para nuestro desarrollo. Pero son estos últimos los que quizá son más responsables de cómo nos relacionamos con los fármacos que ajustan esa química.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ansiolíticos y antidepresivos son recetados -y autorrecetados- por médicos de familia y psiquiatras sin que nos adviertan de que, muchas veces, una ruptura, una situación de estrés, una mala época pueden superarse con hablar con la propia pareja, los amigos y familiares; haciendo ejercicio y yéndose exhausto a la cama e incluso viajando. Cada vez es más habitual encontrarme con amigos y amigas que echan mano del fármaco cuando la vida les da un revés. Y cuando analizas un poco su rutina diaria ves que en su vida no hay deporte alguno, hay aislamiento de sofá y plataformas de 'streaming' o lectura, un volcarse en su situación académica o laboral... Y en esa situación no hay alguien que analice su rutina diaria para insertar cambios que les lleven a salir del paso con unos hábitos que les aporte beneficios a futuro.

Estoy asustado de ver cómo las personas acuden al medicamento para anestesiarse y acabar generando con este un vínculo automático e irresponsable. Lo califico como irresponsable porque ello no solo afecta al 'paciente' en términos de autoestima; también afecta a aquellos que les rodean: pareja, amigos, compañeros de trabajo y familiares. La salud mental no debería dejarse únicamente en manos de psiquiatras y de los fármacos que recetan. El automatismo 'problema vital-psiquiatra que receta' está generando personas ajenas a la vida que llevan y personas extrañas a la vista de los que les rodean.

Participaciones de loslectores

Másdebates