El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Sueños y quimeras del PSOE

EFE / EMILIO NARANJO

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la reunión de la ejecutiva de este lunes.

Rafael GranizoBrunete

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 28 de septiembre del 2016 - 12:05 h

Cuanto más hablan, más se desangra la familia socialista. Son obviedades que van dejando un relieve cada día más nítido de quienes utilizan las miserias de unos para satisfacerse. Con tanta elección, el maquiavelismo de los barones socialistas y sus cánticos deshojan, hasta la desnudez, la estructura de un ya falso socialismo muy alejado de su bases ciudadanas.

Estas sirenas Homéricas convertidas en querubines maledicentes que habitan en feudos faraónicos, son seres creados para fagocitar lo poco que va quedando de la rebeldía que pide justicia social. Escuchar sus voces mesiánicas, mientras el Ulises Sánchez y sus hombres, taponando sus oídos y atados al mascarón de proa de una precaria nave socialista intentan eludir los hechizos y las seducciones de los bien llamados barones, es cuanto menos, una escena surrealista que describe la bacanal en la que viven estos nobles que ignoran, no solo a quien eligieron las bases, sino la singularidad del socialismo. Desde mi particular alféizar, contemplar estos cánticos de sirena es poco menos que asistir a un ajuste de cuentas o venganzas donde todos salen convertidos en víctimas.

Más me parece que estas guerrillas obedecen a una estrategia pensada y con propósitos bien definidos que actúan cuando hay elecciones, por ser esa es su cadencia. Es cuando montan sus aquelarres: cantan apenas dos noche, atraen tertulias, amenizan las prensas y desaparecen a sus atalayas a observar cómo sus cánticos homéricos hacen efecto, que no es otro, que contemplar cómo la diáspora de la familia socialista va desangrándose, gota a gota, hacia un fatídico destino. No les hace falta nadie. Siguen siendo poderosos en la sombra. Tan poderosos que prefieren limpiar la casa y quedarse sin servidumbre a pesar de que fueron éstos quienes les auparon.

Falta pues, voces que sean capaces de enfrentarse a ellos y les inviten a tomar la puerta de salida de una casa a la que no hacen honor, que les ponga donde les corresponde, desde luego no al lado del pueblo donde nunca han sabido estar. La orfandad es un mal nunca deseado, pero si es fruto del engaño, bienvenida sea; al menos es lo que dice la sensatez cuando los dirigentes se distancian tanto de las bases que hasta llegan a perder  la naturaleza de su ADN.

Falta alguien en el socialismo que acabe con esta diáspora que solo beneficia a los de siempre. Los socialistas siguen estando ahí; son parte esencial en nuestro país, en nuestro mundo. Su pensamiento nos hace iguales a todos en justicia y en libertad, basándose en la fraternidad entre los iguales y los diferentes; es un catálogo, nítido y claro donde todo el mundo civilizado desearía vivir. No, los socialistas no han desaparecido, han emigrado al amparo de otras familias porque quien rige su común casa los ha echado torticeramente con sus políticas arrogantes de desigualdad.

Pero siguen estando, como lo están todos esos exiliados que han tenido que marchar a Europa para poder sobrevivir y labrarse un futuro, pero siempre con la mirada puesta en el posible regreso que les acerque a sus infancias. Es hora de abrir los ojos a bondades que faciliten el retorno al hogar común; es hora de volver a aferrarse a la mano del otro y buscar miradas cómplices para no sentirse solo. La equidad y la justicia social son quimeras que residen en la razón y no en lugares utópicos aunque no lo parezca. Hay sociedades que así lo demuestran. Hay que romper falsos miedos y llamar por su nombre, sea honestidad o traición, las identidades de los hechos. Es hora de sacar de la escena socialista a quienes utilizan máscaras de farsante amparadas en dramaturgias de honestidad ¿Es hora de que el fariseísmo de los mercaderes deje de mancillar el orgullo de los Obreros Españoles.

Es hora de levantarse. Tengo que ir a trabajar. Buenos días.

Participaciones de los lectores

La educación como herramienta imprescindible para el desarrollo

Dania Martínez Barcelona

El desarrollo de una sociedad o país se mide en los niveles de crecimiento económico, social,&... Seguir leyendo

La muestra de que no hay diálogo posible con los separatistas

Conrado Gallego Collado Villalba

He nacido en la Catalunya Central (Berguedà) y allí viví más de cincuenta años. El domingo 10 estuve con mi hijo en la... Seguir leyendo

El ataque autoinmune por el rechazo a la aprobación de los Presupuestos

Carles J. Ciudad Barcelona

Las enfermedades autoinmunes son trastornos en que el sistema inmunitario ataca a las células sanas del organismo. Como consecuencia, se o... Seguir leyendo

La soledad en enfermedades neurológicas y mentales

Santiago Ortiz Lerín Córdoba

Un estudio conjunto de la Universidad Autónoma de Madrid y del Centro de Investigación Biomédica... Seguir leyendo

La nobleza e integridad moral de Junqueras en el juicio al 'procés'

Jordi Querol Barcelona

En cualquier juicio, el relatado de la acusación se contrapone al de la defensa. Por eso las v... Seguir leyendo

"Yo siempre he mantenido que los políticos del 'procés' no quieren diálogo real"

Jaime Rodríguez Soto Cunit

Diálogo. Mucho se ha utilizado esta palabra por parte de los políticos independentistas en estos últimos años.... Seguir leyendo

Europa: ¿esperanza o fe?

Toni Bao Barcelona

Europa, entendiendo por ello la parte democrática de ella, se lavó las manos ante el preludio de la Segunda Guerra Mundial ... Seguir leyendo

Per què cal visitar el recinte modernista de Sant Pau a Barcelona

Jaume Porta Josa Amposta

He visitat el Recinte Modernista de Sant Pau de Barcelona i he quedat tant captivat que em ve molt de gust expl... Seguir leyendo

La derecha y la utilización partidista del terrorismo

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

La derecha de este país no tiene mesura ni vergüenza. Una de las cabezas más visibles que hace gala de su hemorragia verborreica es ... Seguir leyendo