"En una sociedad polarizada no triunfa ni la continuidad ni el consenso"

Mossos d´Esquadra y manifestantes se enfrentan en el centro de la ciudad de Barcelona.

Mossos d´Esquadra y manifestantes se enfrentan en el centro de la ciudad de Barcelona. / Toni Albir / Efe

Martín Martínez Martínez

Martín Martínez Martínez

Acerca del artículo La polarización política, de Javier García Arenas me hago las siguientes reflexiones. Cuando la distancia entre las dos partes es grande, acercarse para hablar y acordar, cuesta. Este economista habla de los polos o extremos de la sociedad occidental. Menciona el asalto al Congreso de EEUU del 6 de enero. Un incidente que sirve para ilustrar la fractura. No menciona las causas; sin embargo, nosotros podemos pensar que, si hay crisis, la sociedad acaba desconfiando de los que mandan, y de entre los desconfiados, es normal que aparezca un movimiento crédulo a favor de las 'soluciones fáciles' ofrecidas por los populistas. Pensad en España o en EEUU.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Dicho esto, termino pensando en los polos de una persona y en los polos de una sociedad. Una persona bipolar no es constante. Tiene altibajos. En una persona así, ni triunfa la perseverancia, ni la felicidad. Una sociedad polarizada tampoco es constante. Por lo tanto, ni triunfa la continuidad, ni triunfa el consenso. Pondré algunos ejemplos: 1. España: Muchas leyes educativas en poco tiempo. Instituciones que no se renuevan. 2. La sociedad catalana: ni antes el gobierno podía gobernar, ni ahora los partidos pueden formar gobierno. 3. El Gobierno de coalición del Estado también tiene dos polos. Dos polos que quieren brillar, no obstante, en diferentes escenarios.

Participaciones de loslectores

Másdebates