El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Un Sant Jordi de valores cooperativos

RICARD CUGAT

Una pareja de enamorados paseando por el centro de Barcelona.

Andrés Hinarejos MontanoBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 26 de abril del 2018 - 12:00 h

Me hubiera gustado que fuera un relato corto. Era inmensa. Aquella reja empezó a deslizarse hacia un lado, pasamos y volvió a cerrarse. Luego otra igual hizo lo mismo y nos dejó penetrar a la zona verde. Un sauce llorón inmenso capitaneaba aquel espacio, aunque justo al entrar había una especie de porche y en una de las paredes, a modo de mural y relacionado con las personas con discapacidad, se podían leer infinidad de frases: "mi ignorancia es tu discapacidad", creo que decía una. José Luis, que no se despegó de nosotros, nos fue informando durante las cinco horas de la actividad del centro, la zona verde, dos hectáreas más o menos, cubiertas de un césped natural al que los dientes de león, el llantén y las malvas le daban un colorido especial, olivos, un cerezo, según nuestro guía cuando se jubila alguien plantan un árbol en su honor.

Nos acercamos a comprar una pulsera a una parada y al pagar nos advirtieron que con dinero no podíamos, que teníamos que ir a al banco a cambiar euros por su moneda. Una tómbola hecha con una llanta de bicicleta, una parada de libros, otra de manualidades hechas con material reciclado, rosas de papel, un sinfín de experiencias donde Neus, Cristian, Marta, Edith y yo, instruidos por nuestro guía, y a veces por algún que otro joven interno, cambiamos el dinero por obras de arte hechas por ellos. Ah, también había una jaima árabe, donde tomamos té y pastas, luego, el centro nos invitó a un vermut y la comida compartida con los chavales. Total, un día de Sant Jordi tan especial como pedagógico, un día inolvidable del que me hubiera gustado que todo aquello solo hubiera sido relato corto inventado.

La dureza del recinto esconde tras aquellas rejas a jóvenes heridos por las consecuencias de una globalización emponzoñada. Unos días atrás me comentaron en Ecom si me gustaría ir a pasar el día de Sant Jordi al Centre Educatiu L'Alzina, donde ponían punto y final al proyecto 'L'Alzina Solidària', ya que este año Ecom había sido la entidad escogida para que los jóvenes internos se acercaran y se fomentaran los valores cooperativos.

Participaciones de los lectores

Necessitem perdre la por a denunciar la violència de gènere a la Universitat

Victoria Savchak Barcelona

La universitat no és món en què la desigualtat de gènere no existeix. Un estudi recent de la Universitat Pompeu Fabra va demostrar que fin... Seguir leyendo

El cuento de los trasplantes

Rafael Bornstein Sánchez Madrid

El bulo de Arturo Pérez-Reverte sobre el Guernica de Picasso

José Melero Pérez Cervelló

Caos de losetas en la calle Lafont de Barcelona

Julián López Barcelona

En la calle de Lafont, en el barrio del Poble Sec, hay varios tramos de acera con tres tipos de losetas... Seguir leyendo

Klimt y el erotismo

José Antonio Avila López Terrassa

Gustav Klimt es uno de mis pintores favoritos. Su obra 'El beso' es una auténtica maravilla pictórica.... Seguir leyendo

Injusticia a l'institut Celestí Bellera de Granollers

David Pujadé Mumbardo Montornès del Vallès

"Hasta ahora no he visto a ningún político competente liderando el 'procés'"

Jaime Rodríguez Soto Cunit

La violència contra el CAP del Raval Nord

Antonia Raya Tena Barcelona

Ni Catalunya es cap colònia ni Espanya és un país totalitari

Robert Cros L'Hospitalet de Llobregat