"¿Salvar la Navidad? Eso es romantizar la grave situación que vivimos"

El belén en tiempos del coronavirus.

El belén en tiempos del coronavirus.

Irene Trujillo

Estas semanas estamos escuchando que tenemos que "salvar la Navidad", pero ¿esto qué quiere decir? ¿Qué es lo que implica? Esta nueva consigna me parece una romantización de la gravísima situación que estamos viviendo con el único fin de repartir la falsa esperanza de que en poco más de un mes habremos recuperado la normalidad que tanto echamos en falta.

Como si la vida ahora fuese la película de 'El Grinch', de 'Pesadilla Antes de Navidad' o 'El Fantasma de las Navidades Pasadas', los promotores del "hay que salvar la Navidad" nos quieren convertir en los protagonistas y salvadores de la terrible historia que estamos viviendo. Toda la responsabilidad de la recuperación de la segunda ola, sobre nuestros hombros.

Lo único que va a conseguir la mentalidad de "hay que salvar la Navidad" es que el día que lleguen las fechas más señaladas nos sintamos decepcionados y culpables porque habremos fracasado con nuestro objetivo: no nos podremos juntar con nuestros amigos y familiares como cada año, no habremos salvado la Navidad.

La verdad es que en realidad no tenemos que salvar la Navidad. Simplemente tenemos que entender que este año está siendo diferente al resto, y por ello las Navidades también lo serán. Y este es el mensaje que parece que no se transmite correctamente. Tenemos que seguir esforzándonos, y mucho, para ayudar a mejorar la situación, pero no porque haya que salvar la Navidad, sino porque lo que hay que hacer es procurar que perdamos tan pocas vidas humanas más como sea posible.

Participaciones de loslectores

Másdebates