El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Salir del laberinto en Catalunya

AFP / JOHN MACDOUGALL

Merkel y Schulz, durante la rueda de prensa conjunta, este viernes.

Joan CastilloEl Masnou

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 17 de enero del 2018 - 12:00 h

Un laberinto es un lugar formado por calles, cruces y giros que confunden al que se adentra en él. Salir del mismo, en ocasiones, no es fácil. Los acontecimientos vividos en Catalunya desde las pasadas elecciones autonómicas del 2015, han supuesto que los partidos gobernantes en España y en Catalunya se hayan ido metiendo en distintos laberintos, unos dentro de otros, lo que hace que ahora no sepan o no quieran salir de los mismos. En el mundo de la sociedad civil está generalmente aceptado que los que ocasionan un problema raramente participan en la solución del mismo. Algunos políticos han creado unos laberintos de lo que no saben salir.

En el mundo de la política, parece que estas simples normas no se tienen en cuenta, y da la impresión de que los políticos actuales, españoles y catalanes, han olvidado el motivo real de su existencia: administrar el día a día de las necesidades de la sociedad en la que han sido elegidos e inventar un futuro mejor, si es que son capaces de hacerlo. Además, algunos partidos no solo no tienen interés en salir de su laberinto, sino que lo complican cada día más con propuestas insensatas e inviables.

Según parece, Alemania, después de unas elecciones poco claras a la hora de decidir quién gobernaba, ha decidido establecer un gobierno de coalición entre conservadores (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD). Angela Merkel y Martin Schulz. Bien por ellos. En nuestro caso sería deseable un acuerdo parecido, dado que entre los partidos catalanes Cs, JxCat, ERC, PSC y CatComú-Podem, CUP, PP es posible más de un gobierno de coalición sin maniobras raras. Solo hay que pensar en lo que hay en el exterior del laberinto; es decir, pensar en Catalunya y sus ciudadanos y dejar la soberbia, la vanidad y la obcecación partidistas en la papelera de reciclaje.

Participaciones de los lectores

Una "ciutat jugable"

Xavier Riu Sala Barcelona

M'agrada molt aquesta idea que he vist en alguns tuits, de fer de Barcelona una #ciutatjugable. Tenim l'espai públic... Seguir leyendo

Héroes y heroínas

Simona Castejón Barcelona

Estoy en el último curso de medicina y hace poco estuve aprendiendo en el servicio de oncología. Hoy quiero poner en... Seguir leyendo

Gabriel en Suiza, el paraíso de las consultas

Enric Vivanco Barcelona

Una de las peculiaridades más simpáticas del espectro derecha-izquierda del Estado es cuando coinciden sus indignaciones a costa de los catalanes ... Seguir leyendo

La quadriplicació de vies comença per L'Hospitalet

Pablo Trejo Páez Barcelona

Dudas sobre la calidad democrática del Estado

Ricard Edo Montolio Barcelona

¿Un nariz roja es un arma para sembrar el odio? ( ¿"¡A por ellos!" no?)? ¿Querer segregar a los alumnos por la lengua, abusando del 155 no es un atentado contra la&#... Seguir leyendo

Bus eléctrico, mejor que tranvía

Jesús Escursell Barcelona

Resumen de algunos puntos del Informe del señor Daniel Gutiérrez Escudero, ingeniero de caminos, canales y puertos:... Seguir leyendo

Todo vale en política

Begoña Ruiz García L'Hospitalet de Llobregat

El Zoo, a Albinyana

Jordi Manzaneras Barcelona

Sembla que hi ha moltes persones que troben la ciutat de Barcelona saturada de turistes. Londres o París reben molts... Seguir leyendo

Pensiones: Por nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos

Agustí Soberano Sant Cugat del Vallès