El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Salir del laberinto en Catalunya

AFP / JOHN MACDOUGALL

Merkel y Schulz, durante la rueda de prensa conjunta, este viernes.

Joan CastilloEl Masnou

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 17 de enero del 2018 - 12:00 h

Un laberinto es un lugar formado por calles, cruces y giros que confunden al que se adentra en él. Salir del mismo, en ocasiones, no es fácil. Los acontecimientos vividos en Catalunya desde las pasadas elecciones autonómicas del 2015, han supuesto que los partidos gobernantes en España y en Catalunya se hayan ido metiendo en distintos laberintos, unos dentro de otros, lo que hace que ahora no sepan o no quieran salir de los mismos. En el mundo de la sociedad civil está generalmente aceptado que los que ocasionan un problema raramente participan en la solución del mismo. Algunos políticos han creado unos laberintos de lo que no saben salir.

En el mundo de la política, parece que estas simples normas no se tienen en cuenta, y da la impresión de que los políticos actuales, españoles y catalanes, han olvidado el motivo real de su existencia: administrar el día a día de las necesidades de la sociedad en la que han sido elegidos e inventar un futuro mejor, si es que son capaces de hacerlo. Además, algunos partidos no solo no tienen interés en salir de su laberinto, sino que lo complican cada día más con propuestas insensatas e inviables.

Según parece, Alemania, después de unas elecciones poco claras a la hora de decidir quién gobernaba, ha decidido establecer un gobierno de coalición entre conservadores (CDU/CSU) y socialdemócratas (SPD). Angela Merkel y Martin Schulz. Bien por ellos. En nuestro caso sería deseable un acuerdo parecido, dado que entre los partidos catalanes Cs, JxCat, ERC, PSC y CatComú-Podem, CUP, PP es posible más de un gobierno de coalición sin maniobras raras. Solo hay que pensar en lo que hay en el exterior del laberinto; es decir, pensar en Catalunya y sus ciudadanos y dejar la soberbia, la vanidad y la obcecación partidistas en la papelera de reciclaje.

Participaciones de los lectores

Los desdoblamientos del lenguaje inclusivo resultan artificiosos y pesados

Carmen Gil La Línea de la Concepción (Cádiz)

A base de repetirse durante años en los medios de comunicación y de imponerlo en las escuelas, la clase política está originado un enorme problema lingü... Seguir leyendo

Apliquem el sentit comú per millorar la seguretat viària

Rafael Mas Barcelona

Ara s’ha produït el canvi a la DGT, que dirigirà un antic director, el senyor Pere Navarro.... Seguir leyendo

Adiós triste a la centenaria Codorníu

Javier Ruiz Moreno Sant Just Desvern

La estrategia del juez Llarena cae por los suelos

Julián Arroyo Pomeda Madrid

Los campanarios de España están tocando a rebato porque el tribunal alemán solo acepta el delito de malversación... Seguir leyendo

Se necesitan políticos valientes que se enfrenten al nacionalismo

Conrado Gallego Alcalá Collado Villalba

La falacia del independentismo

Antonio Gutiérrez Mataró

El independentismo se cree que se puede sacar repúblicas de la chistera; que crear el sueño de la república ... Seguir leyendo