30 may 2020

Ir a contenido

"'Salió' por fin, del Valle de los Caídos"

Julián Arroyo Pomeda

Julián Arroyo Pomeda

Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos.

Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. / JOSÉ LUIS ROCA

Cuentan los que vivieron la experiencia que cuando les devolvían un paquete que habían mandado a su familiar preso, ponían en el envoltorio Salió. Con esto ya sabían que había sido fusilado. Eran bien lacónicos los responsables de las cárceles. Pues bien -cosas del cruel destino-, también ahora podría decirse, aplicado a Franco, lo mismo: salió, por fin, del Valle de los Caídos cuatro lustros después. Todo llega, aunque comprometieron hasta al Rey, quien lo estuvo desde el principio.

Las reacciones no se han hecho esperar. Los más radicales por la derecha lo consideran una profanación o una venganza, por sacarlo sin honores militares. Los cumplidores de la Memoria Histórica no pueden permitir tener en un mausoleo al dictador, rindiéndole homenaje. Los equidistantes dicen que no era necesario gastar ni un euro para exhumarle, porque está bien dónde está, ya que forma parte de nuestra historia. Se ha hecho todo lo posible por mantenerlo donde él quiso estar, presidiendo a los caídos en la Cruzada, los demás, los republicanos, están ahí por accidente. Lo llaman reconciliación. El prior de la Basílica ha cedido ante la Iglesia y el Vaticano. Yo no me ocupo de eso, ha dicho Francisco.

La postura de sus familiares no tiene parangón. No han sabido retirarse a tiempo y enterrar con discreción y elegancia a quien se alzó contra la legitimidad vigente a costa de liquidar a cerca de medio millón de españoles, estableciendo las dos Españas para la posteridad. Todavía blasonan de títulos y grandes propiedades que les han convertido en millonarios. Por pundonor deberían ser humildes y pedir perdón, devolviendo al pueblo lo que le robaron, pero nada les intimida. El Tribunal Supremo ha deshecho los argumentos de la familia, del juez Yusti y del Prior. Listo.

La democracia exigía exhumar a Franco con urgencia. Se ha hecho, por fin. Pueden pronunciarse los versos del himno Solvet saeclum in favilla... Descansemos todos, aunque quede tanto por hacer todavía.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates