02 abr 2020

Ir a contenido

"Saber que Catalunya está dividida en dos provoca tristeza y cansancio"

Jordi Querol

Jordi Querol

Una ’estelada’ y una bandera de España, en balcones de Barcelona.

Una ’estelada’ y una bandera de España, en balcones de Barcelona. / Reuters / Gonzalo Fuentes

Después de ganar una maratón, el cansancio final es más llevadero que cuando no se consigue premio alguno. En general, el agotamiento que se siente después de un sonado triunfo apenas duele, simplemente nos estimula.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En cambio hoy, muchos ciudadanos de Catalunya, al disertar con amigos que pensamos de manera similar, llegamos a la conclusión de que nuestro cansancio parece mucho mayor, ya que estamos convencidos de que la lucha se ha efectuado erróneamente.

Por culpa de una batalla mal planteada intuimos que se ha desperdiciado mucha energía y tiempo. Los resultados de la aludida cruzada ('procès') son lastimosos e incalculables.

En primer lugar, el dolor de muchas niñas y niños como consecuencia de tener a sus patriarcas en la cárcel; esposas, padres, suegros y amigos de presos que están sufriendo sus ausencias.

Por otro lado, las huidas de empresas catalanas a otros territorios y la conmoción sentimental que sufre cierta parte de España al saber que Catalunya quiere irse a otro lugar.

Y finalmente, lo peor de todo, la división entre catalanes. Saber que Catalunya está dividida en dos trozos es lo peor, y provoca una tristeza y un cansancio inigualables.

Participaciones de loslectores

Másdebates