28 may 2020

Ir a contenido

"Romper el aislamiento penitenciario: Algún juez debería intervenir"

Luis Fernando Crespo Zorita

Iñaki Urdangarín, en Palma de Mallorca, en junio del 2018.

Iñaki Urdangarín, en Palma de Mallorca, en junio del 2018. / ENRIQUE CALVO / REUTERS

La privación de libertad es la agresión más directa que el Estado ejerce sobre el ciudadano, como sujeto de derechos y como persona individual. Se trata de mantener una represión directa y continuada sobre los presos preventivos y los condenados, apartándoles de las estructuras de participación y convivencia, privándoles de la interacción con su entorno más inmediato, en nombre del interés general.

Para ofrecer una oportunidad a la dignidad humana y a la autonomía personal de los internos, el legislador ordenó (Art.25.2 de la Constitución) que las penas privativas de libertad estuviesen orientadas a procurar la reeducación y reinserción social de los condenados, y que se evitara, en la medida de lo posible, el deterioro físico y psíquico de los presos preventivos. El Juez de Vigilancia Penitenciaria de Ávila ha roto el aislamiento fáctico de Urdangarín, al ser un hombre solo en una cárcel de mujeres. Y me parece bien.

Pero en las prisiones de última generación hay celdas que jamás reciben el sol, se asoman a un patio de luces que semeja un pozo, con muros de seis metros de alto y con una perspectiva horizontal desde la ventana que no llega a los tres metros; los patios para el paseo individual (20 pasos de largo por 10 de ancho), a los que se accede durante dos horas al día, son auténticos estanques de vacío, solo se ve el gris de las paredes; las cámaras que vigilan cada esquina y las rejas de acero galvanizado que los cubren, tapando el cielo, enjaulando absolutamente al interno y provocándole un dolor más intimo que la soledad. Algún juez debería intervenir.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates