06 jun 2020

Ir a contenido

Rita Barberà: ni bromas ni homenajes

Alejandro Pérez Matías

Rita Barberá, junto a Francisco Camps en las Cortes Valencianas en el 2013.

Rita Barberá, junto a Francisco Camps en las Cortes Valencianas en el 2013. / MIGUEL LORENZO

Mirad, la muerte de cualquier persona es y debe ser un hecho a lamentar del que nadie se puede alegrar. Dicho esto, pienso que es compatible ese pensamiento con, por ejemplo, negarse a secundar un minuto de silencio en sede parlamentaria, como han hecho los diputados y las diputadas a los que yo he votado. Y es que la trayectoria política y pública de Rita Barberá no ha sido ejemplo de nada edificante ni merecedor de ser recordado, más que para no permitir que se repita.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es cierto que no olvidaré nunca sus burlas a las víctimas del accidente de metro de Valencia, con repugnantes gestos hacia ellas desde el balcón del ayuntamiento durante la mascletá... Pero no seré yo el que haga ahora bromas en estos momentos, pues siempre me consideré mejor ser humano que ella.

Defiendo el derecho a la vida, a la vida digna, por lo que no me alegra su muerte de ninguna de las maneras. Aunque tampoco participaría en ningún homenaje en su memoria, algo que sí haría por cada una de las personas que han perdido y pierden la vida por culpa de las políticas que defendió y aplicó.

Perdió la vida antes de que llegara la justicia, lamento las dos cosas

Participaciones de loslectores

Másdebates