Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"La responsabilidad del ocio nocturno: muchos locales no aplican las medidas como deberían"

Unos jóvenes muestran su pasaporte covid a la entrada de una discoteca en Barcelona.

Unos jóvenes muestran su pasaporte covid a la entrada de una discoteca en Barcelona. / MANU MITRU

Después de año y medio cerrados y constantes manifestaciones volvió a abrir el ocio nocturno y, pese a que los datos de incidencia no son alarmantes, sí es preocupante la ligereza con la que muchos locales aplican las medidas de prevención en sus recintos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Basándome en mi experiencia personal, en todos y cada uno de los locales de ocio nocturno que he visitado, el protocolo de actuación del personal es, cuando menos, muy poco riguroso a la hora de aplicarse. Por ejemplo, la mascarilla solo existe a la hora de entrar en el local; una vez dentro, el uso de la mascarilla brilla por su ausencia, ya que todo el mundo en el local se la quita.

Por otra parte, está el pasaporte covid que tanto revuelo ha generado por la necesidad de mostrarlo ahora también en la hostelería. Pues bien, espero que el sector hostelero sea más firme con esto y lo haga mejor que sus compañeros del ocio nocturno. Es cierto que, antes de entrar, el portero te pide, no siempre de muy buenas maneras, el pasaporte covid para dejarte pasar. El problema con esto es que a continuación deberían pedir el DNI de la persona (como sí hacían antes de la pandemia) para acreditar que realmente ese pasaporte covid corresponde a esa persona. Pues bien, efectivamente no piden el DNI, por lo que es muy sencillo engañar al portero mostrándole el pasaporte covid de otro. Pero eso no es lo peor: el colofón llega cuando, pasadas un par de horas y cuando todavía queda gente esperando entrar, la obligación de mostrar el pasaporte covid en la entrada desaparece y los porteros dejan entrar a todo el mundo sin importar si están vacunados o no.

Obviamente, no todos los locales actúan de esta forma, sin embargo, es llamativo ver cómo algunos locales del sector del ocio nocturno (que ha sido el último en abrir tras la pandemia) juegan con fuego de esta forma pese a tener a su disposición las medidas preventivas que tanto anhelaban para poder volver a abrir sus negocios.

Participaciones de loslectores

Másdebates