Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"A muchos representantes políticos de hoy en día no se les puede dejar solos"

"A muchos representantes políticos de hoy en día no se les puede dejar solos"

A lo que sucede en la arena política actual se le podría aplicar aquel dicho de nuestros mayores referido a los hijos adolescentes: “no se les puede dejar solos”. En esta ocasión tenemos que dirigirlo a la clase política que nos toca sufrir, en especial a los jovenzuelos que han llegado creyéndose ya sabidos, ignorando que una parte del activo político se adquiere con la experiencia de los años.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Reflexionar sobre lo que sucede en este ámbito, sobre todo en los debates que observamos en los diferentes parlamentos, o plenos de ayuntamientos ilustres, para quienes pertenecemos a una generación que vivió la experiencia de la Transición resulta especialmente difícil y doloroso.

El primer interrogante que nos surge es si esa agresividad repleta de banalidad, esa falta de respeto no solo al contrincante político, también a quienes representan, si esa falta de empatía, de lo que en términos psicoanalíticos sería “ver, observar al otro”, es innato o simplemente el reflejo de nuestra sociedad actual. Quizá agravado por una evidente falta de autocrítica. Cualidad que al menos cabe exigir a la izquierda.

¿Existe algún político actual, al menos de los conocidos, que al llegar a su casa después de una intensa actividad institucional, dedique algún instante a reflexionar sobre sus posibles errores de comportamiento? No parece, al menos desde la distancia de observadores con un mínimo de sensatez.

¿Qué hacer ante esta tremenda situación? Desde la poca parte de la sociedad que aún conservamos un mínimo de sensatez heredada de aquella Transición, muy poco o nada. Necesitaríamos la complicidad de al menos una pequeña parte de la cúpula de cada partido y sobre todo a los medios de comunicación para darle la vuelta. Pero no parece que la cosa vaya por ahí, porque consideran que las broncas benefician electoralmente a los suyos y medios de comunicación venden más o consiguen mayores audiencias. Mal rollo…

Participaciones de loslectores

Másdebates