30 sep 2020

Ir a contenido

Refugiados: Allí sigue muriendo gente y aquí lo seguimos ignorando

Adrià Huertas Vidal

Adrià Huertas Vidal

Miembros de la Media Luna Roja de Libia tratan de introducir en una bolsa el cadáver de un inmigrante ahogado y devuelto a la costa por las olas, en Trípoli (Libia), este sábado.

Miembros de la Media Luna Roja de Libia tratan de introducir en una bolsa el cadáver de un inmigrante ahogado y devuelto a la costa por las olas, en Trípoli (Libia), este sábado. / EFE

Por desgracia, lo que vas a leer a continuación tendrá la misma coherencia con los hechos recientes que en el futuro, más allá de las especificaciones del relato. Cientos de inmigrantes murieron el pasado 3 de noviembre en dos naufragios en las costas de Libia tratando de llegar a Europa. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) fue informado de los naufragios por supervivientes que fueron rescatados y llevados a la isla italiana de Lampedusa.  

Más de 200 inmigrantes, en su mayoría de África occidental, murieron en los hundimientos; 31 personas fueron rescatadas, y solo se consiguió recuperar 12 cuerpos. Lo siguiente es una obviedad, pero las personas que mueren en las costas de Libia soñando con llegar a Europa son historias que carecen del suficiente valor noticioso como para aparecer en las portadas de los principales diarios o abrir los telediarios del país. 

La muerte de inmigrantes en el Mediterráneo ya se ha 'normalizado' en los medios de comunicación, que prefieren dar más importancia a la formación de Gobierno en España, a las elecciones estadounidenses o la 'cobra' de Bisbal Chenoa. Supongo que el ser humano es la única especie capaz de 'normalizar' guerras, genocidios y torturas. 

Allí sigue muriendo gente. Cada día y a cada hora. Si no muere más gente es porque existen personas que se dedican a salvar vidas, aunque nadie les haya rezado para que lo hagan. Este año, más de 4.200 migrantes han muerto durante el peligroso cruce del mar Mediterráneo, según informó Leonard Doyle, el portavoz de la Organización Internacional para los Migrantes.

Allí sigue muriendo gente y aquí lo seguimos ignorando. La relación de intereses en el poder ha convertido a los medios en una industria de la comunicación capaz de normalizar 200 muertes y excepcionalizar una 'cobra'. No intento cambiar el sistema con este escrito, solo intento que quienes lo lean le dediquen unos minutos a reflexionar y ecordar que allí sigue muriendo gente.

Participaciones de loslectores

Másdebates