Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

“Queremos tener el derecho a equivocarnos”

“Queremos tener el derecho a equivocarnos”

Unsplash

Dicen que todo ha cambiado, pero la realidad es que todo sigue igual. Habitualmente, las mujeres nos encontramos sometidas a un nivel de presión social que nos obliga a ser buenas en todo para tener una posibilidad ínfima de destacar en algo. Mientras que, en muchas ocasiones, nos vemos eclipsadas por aquellos que no han puesto tanto empeño en ello o que, simplemente, no disponen del talento necesario para llevar a cabo determinadas funciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Podemos distinguirlo en muchos de los sectores que se encuentran presentes en nuestra vida cotidiana. Algunos de ellos son casos lejanos, pero muchos otros los conocemos bien de cerca. Pasa en ámbitos laborales, artísticos, cinematográficos, televisivos; nadie se salva de vivirlo en sus propias carnes o de aquellas más próximas. Si te pregunto por un ejemplo, estoy segura de que puedes decirme uno sin pensarlo demasiado.

Las mujeres también queremos tener el derecho a equivocarnos, a realizar tareas mediocres que lleguen a un destino más alto; a poder dirigir, crear y diseñar proyectos que obtengan un mayor número de oportunidades laborales que, en la actualidad, todavía no están a nuestro alcance. Queremos obtener una mayor visibilidad y reconocimiento sin tener que realizar el doble de trabajo. Y no pararemos hasta conseguirlo.

Participaciones de loslectores

Másdebates