22 feb 2020

Ir a contenido

"Propongo un gran pacto de estado que calme las aguas y haga que mis nietos vivan más tranquilos"

Andres Gandía Palau

Castilleja de la Cuesta

"Propongo un gran pacto de estado que calme las aguas y haga que mis nietos vivan más tranquilos"

ZIPI (EFE)

Hace 42 años, yo tenía 27, con una incipiente democracia y con peligro evidente de involución, se sentaron unos representantes del pueblo español y, en interés de este, firmaron unos pactos políticos y económicos que dieron pie a lo que después sería la Constitución y todo el desarrollo democrático del país. Sí, fueron los Pactos de la Moncloa.

¿Qué duda cabe de que a aquellas personas les separaban más cosas que las que les unían? Pero se sobrepusieron a ello y fueron capaces de ceder cada uno en su parcela para que ninguno venciera y, sin embargo, lo hiciéramos todos. Los acuerdos fueron después ratificados por el Congreso y el Senado y contenían aquello que los firmantes creyeron que era necesario tratar como pacto de estado.

Hoy en día hay una docena de temas que, en mi humilde opinión, debieran ser objeto de un pacto de estado. Sin ir más lejos, la educación. Pero también la política internacional, la defensa, la sanidad, la política económica en lo que respecta a tope de gasto, a deuda, a modelo productivo, a redistribución de la renta, a política fiscal, etcétera. Por no hablar de pensiones, de empleo, de industria y del modelo autonómico y del cambio o cambios en la Constitución.

Todo lo demás nos lleva a que en cada cambio de gobierno los vaivenes nos hagan un país poco fiable. Y que en cualquier tema nos tiremos los trastos a la cabeza y nos insultemos de mala manera. ¿No tenían, por ejemplo, Fraga y Carrillo motivos para insultarse e incluso llegar a las manos hace 42 años? Y, sin embargo, se sentaron en la misma mesa.

Creo que no vamos por buen camino y que un gran pacto de estado sobre temas importantes sería un vehículo para seguir con una política democrática digna y buena para todos.

Señores políticos electos, desde aquí propongo que empiecen las conversaciones previas (entonces también las hubo) para preparar un gran pacto de estado que calme las aguas y haga que mis nietos vivan más tranquilos durante, al menos, los próximos 40 años. ¡A ver si son capaces!

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates