Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Mi prima, mi superheroína"

Un tobogán con una rampa de acceso, en la Ciutadella.

Un tobogán con una rampa de acceso, en la Ciutadella. / RICARD FADRIQUE

Este verano he tenido la suerte de poder viajar con mi prima. Me ha hecho muy feliz poder pasar tanto rato a su lado, pues he aprendido mucho de ella y coleccionado miles de recuerdos que nunca olvidaré. Pero, a pesar de esta felicidad experimentada, he sido consciente de su realidad. La realidad de una persona discapacitada. Ella padece una discapacidad, hecho que le hace estar en silla de ruedas. Siempre he sido consciente de ello, pero jamás me imaginé la cantidad de estragos a los que hace frente día tras día. No solo lidia con sus dolores musculares, también debe hacer frente a no poder disfrutar de ciertos placeres, pues no puede acudir a muchos sitios debido a la falta de accesibilidad de estos. Cuando fui consciente de todo ello, supe que tenía delante de mí a una superheroína. Mi prima, a pesar de las mil y una dificultades que tiene, sigue sonriendo. Su sonrisa nunca se borra de su rostro. Eso hace que la admire de una forma inmensa.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es curioso cómo a muchos nos han inculcado desde pequeños la frase de ''la vida está hecha para que todos la podamos disfrutar''. Qué ingenuos fuimos quienes caímos en la trampa de esa oración, porque poco tiene que ver con la realidad. Y si pudiese, si puedo colaborar, tan solo lanzo un grito a esta sociedad para hacer de esa frase una verdad.

Una ciudad adaptada debería ser, hoy por hoy, una realidad. Garantizar un buen futuro con hechos simples como ir a pasear por la calle, sin excluir a nadie, eso sí que sería el mayor avance del siglo XXI.

Participaciones de loslectores

Másdebates