Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"El Prat: dinero o ecología, la bolsa o la vida"

El aeropuerto de El Prat.

El aeropuerto de El Prat. / FERRAN NADEU

Me está resultando fascinante vivir en mis propias carnes la ampliación del aeropuerto de El Prat. Es como un culebrón en la vida real, donde hay política, intereses, dinero y corrupción -en mi opinión, todo son sinónimos-.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hace unos días, la exalcaldesa de Gavà fue nombrada ministra, y manejará el asunto de la ampliación. ¿Se podía buscar un mejor giro de guion? Porque este ya es propio de los hermanos Marx: "Estos son mis principios, si no le gustan... tengo otros".

Yo soy uno de esos sufridores -pijos o burgueses como definen otros- que tienen que soportar el paso incesante de aviones por encima de sus cabezas un 15% del tiempo. Lo acepto por vivir donde vivo y gozar de otros privilegios.

Vivo en Gavà Mar, pero mis problemas son más cercanos a los que tienen en Castelldefels que los de la zona más cercana al aeropuerto, cuya asociación de vecinos es más visible -y a veces mezcla estar a favor del crecimiento del aeropuerto con ecología y descenso de la calidad de vida.

Por vivir cerca del aeropuerto no quiere decir que tenga que soportar que constantemente se incremente el volumen de vuelos del mismo. Es incongruente que los políticos que apoyan una declaración de emergencia climática hablen de doblar el número de vuelos que quieren tener en su territorio. La ecología no se limita a humedales, también incluye el aire que respiramos. El aire que respiramos no lo contaminan tan solo los aviones; doblar el número de personas que transitan por el aeropuerto también generará un alto número de emisiones. El turismo ha hecho que Barcelona pierda el encanto para convertirse en un parque de atracciones donde los nativos nos hemos visto desplazados a otros municipios para tener calidad de vida.

Acabo con una reflexión: si estás leyendo esto y aun así no te parece que es un sinsentido que el área de Barcelona recibiese más turistas que Brasil en 2019 y que haya una élite que busca duplicar este número en 10 años... ¡rock'n'roll!

Participaciones de loslectores

Másdebates