Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Personas y partidos políticos tóxicos que generan desconfianza"

Mariano Rajoy y Artur Mas, el 28 de julio del 2014.

Mariano Rajoy y Artur Mas, el 28 de julio del 2014. / JUAN MANUEL PRATS

Martín Martínez Martínez

Una persona se desarrolla bien si puede aprender a decidir; por tanto, las personas que tienden a imponerse te perjudican. También perjudican las personas que no te refuerzan, las personas que no tienden a ver lo que haces bien por envidia. También son tóxicas aquellas personas que, con sus comentarios y acciones, te hacen desconfiar de todos. Y las que te inducen a actuar de tal forma que al final nadie se fía de ti. De las personas podemos decir esto. Ser funcional con estas compañías cuesta. De los partidos podemos decir eso también. Y también podemos decir que en todas partes cuecen habas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora hablo del PP. No diré que tiene actitudes dictatoriales, ni que la envidia es uno de sus defectos. Sí diré que ocasionalmente ha tenido comportamientos que hacen que confiar en sus líderes cueste. Ahora estoy leyendo un artículo de la periodista Emma Riverola, Toxicidad del PP. Entre otras cosas, dice más o menos lo siguiente: «Ante el desafío secesionista de Artur Mas, el PP de Rajoy eligió desacreditar a los líderes independentistas. ¿Para qué molestarse en hacer política y tratar de acercar posturas? ¿Para qué seducir cuando se puede someter destruyendo?». Hablo de espionaje sin control judicial. Hablo de la desconfianza resultante.

Participaciones de loslectores

Másdebates