Papeles de Panamá: Lo que aumenta es la desconfianza hacia las instituciones

Mario Martín

Mario Martín

¿Qué pueden tener en común doce jefes de Estado o primeros ministros, entre los que están Vladimir Putín o el Rey de Arabia, además de ciento veintiocho políticos, la mujer de Miguel Arias Cañete, un ex  campeón del mundo de motociclismo, un premio nobel de Literatura, el menor del clan de los Pujol, uno de los futbolistas mejor pagados del  mundo -Leo Messi-, el inhabilitado ex presidente de la UEFA, Michael Platini; el ex presidente del Boca Juniors, ahora presidente de la República Argentina; el padre del primer ministro británico David Cameron, dos bisnietos de Franco o el hijo del ex secretario general de la ONU, Koffi Annan, a demás de tener cuentas bancarias 'offshore' en Panamá?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El volumen de la información ahora filtrada en "Los papeles de Panama" es 2.000 veces mayor que la aportada en Wikileaks, pero conviene recordar que por inmensa que sea, procede de un solo bufete, es decir esas mismas personas u otras similares, pueden estar registradas en otros despachos dedicados a las mismas prácticas. El factor común de las personas que componen tan 'peculiar fichero' es lo que podríamos decir su pertenencia a las élites mundiales, quizás no éticas, ni morales según lo visto, pero sí económicas: desde jefes de Estado a los deportistas mejor pagados, las fortunas del mundo acudían a los mismos lugares y a las mismas prácticas, desde China a Arabia, pasando por Rusia, Argentina o, por supuesto, España, en una alegoría de lo que es la verdadera 'globalización' del mercado, ahí sí que no  hay discriminación por raza, color, ni origen... ¡basta tener dinero!

Sí, se trata de dinero, pero "Los Papeles de Panamá" inciden en, quizás, el elemento básico que está en el origen más profundo de la crisis que sufrimos, primero financiera y económica, pero que ya se ha revelado como ética, social y política: la desconfianza, que está en  sus máximos históricos, después que ex ministros de Hacienda se conviertan en defraudadores fiscales, que los 'políticos' aparezcan como el quinto problema para los españoles, de que el mayor riesgo de ser atracado sea dentro de un banco, de que no exista credibilidad sobre la deuda pública de un país, de que las firmas auditoras sean cómplices de las cuentas fraudulentas de sus clientes, de los escándalos de Volkswagen, Enron, Bankia o Lehman Brothers, alimentando un verdadero alud de desconfianza que cercena el sistema mundial donde todo parece en entredicho desde reyes a curas, desde la ONU al FMI, bancos, empresas, líderes de países grandes o pequeños, conservadores o izquierdistas, sin que pase desapercibido que con origen en nuestro país, Pilar de Borbón, tía de Felipe VI y hermana del anterior Rey de España, Juan Carlos I, tuviera posiciones en Panamá desde el inicio, al final del reinado de su hermano, en una curiosa coincidencia que da argumentos a toda clase de cábalas.

Igual que el dinero siempre busca más dinero, como bien señaló Epicuro: 'si  quieres ser rico, no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia'.

Participaciones de loslectores

Másdebates