"Es necesario un pacto de reconstrucción en España tras un largo derribo"

En la imagen un café en el centro de Madrid.

En la imagen un café en el centro de Madrid. / David Castro

Luis Fernando Crespo Zorita

La crisis económica (2008-15), y ahora la covid-19 han puesto patas arriba un sistema político como el español, que articula intereses partidistas y otros menos evidentes por ser muy particulares, lo cual no fue poco al principio de la transición.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero no hemos organizado la sociedad y no hemos identificado cuál es el interés general o común. El país entero duda de lo que es España, del imaginario colectivo que nos identifica como europeos y del relato que hacemos acerca de nosotros mismos como comunidad diversa, de afines no idénticos.

No fuimos capaces de domesticar la especulación generalizada en la que nadaban cómodamente los capitalistas patrios, que no patriotas, lo que ha impedido la inversión productiva en industria y servicios de calidad. Montamos un bonito aparato de representación política, pero de escasa capacidad de intervención económica; el 'laisser faire' liberal se transformó a partir de 1978 en el 'dejar especular' español: depredador de la 'res publica' (privatizaciones y sus corruptelas) y acaparador de la riqueza privada (economía sumergida superior al 23% del PIB y tasa de desempleo siempre por encima de dos dígitos porcentuales).

Sanidad, educación, seguridad, comunicaciones, dependencia, pensiones, etcétera son negocios privados que utilizan las prestaciones públicas como recurso añadido al que se derivan los asuntos no rentables. Y ahora que estamos al borde del precipicio, tampoco se ponen de acuerdo para atajar tantos egoísmos y despropósitos.

Participaciones de loslectores

Másdebates